Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Thelma Fardin relató el acoso callejero que padeció: "Parece que no pueden contenerse"

La actriz detalló la horrible situación que sufrió en la calle con un hombre y reflexionó tras admitir que pensó que la culpa había sido de ella.

Thelma condenó la actitud de un hombre que le gritó desde una camioneta.
Thelma condenó la actitud de un hombre que le gritó desde una camioneta.

Al igual que la mayoría de las mujeres, Thelma Fardin sigue sufriendo acoso callejero. Indignada, relató a través de sus redes sociales un horrible momento que sufrió cuando un hombre le gritó desde una camioneta.

“Acabo de llegar a mi casa después de caminar unas diez cuadras y descubrí que no es que dejaron de decirnos cosas en la calle, no es que dejaron de gritarnos y de decirnos las porquerías que se les cruzan. Era invierno. Ahora que es verano y ven piel y piernas, parece que no se pueden contener. ¿Podés creer, che?”, comenzó expresando irónicamente la actriz.

"No es que dejaron de gritarnos y de decirnos las porquerías que se les cruzan. Era invierno. Ahora que es verano y ven piel y piernas, parece que no se pueden contener. ¿Podés creer, che?”.

Thelma admitió que ni bien vivió esa horrible situación pensó que, tal vez, la culpa había sido de ella por vestirse de determinada manera. E, inmediatamente, hizo un mea culpa.

"Lo loco es que después de una situación muy horrible con un tipo en una camioneta, de la que anoté la patente pensando que puede llegar a servir de algo y en la que saltó una mujer que caminaba en la misma cuadra que yo -porque ahora tenemos eso por suerte- a la cuarta vez que me chiflan, me fijo si tengo enganchado el vestido. Sí, para ver si yo estaba mostrando algo de más. ¿Podés creer que pensé eso?”, se preguntó.

"Enseguida, comenzó a sonar en mi cabeza 'Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía'. Todavía nos queda un montón de trabajo por hacer".

Y remarcó que, rápidamente, se dio cuenta de que muchas mujeres, en primer lugar, siguen culpándose a sí mismas por las condenables actitudes de algunos varones. "Por suerte, enseguida, comenzó a sonar en mi cabeza 'Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía'. Todavía nos queda un montón de trabajo por hacer, pero quería compartir esto más allá de lo horrible que sigue siendo salir a la calle... nos tenemos”, concluyó.