El sincericidio de Pedro Alfonso sobre su autoexigencia: "Me mato a latigazos. Si fuera por mí, no me hubiese visto nunca en Esperanza mía"

El exproductor contó por qué le cuesta tanto verse actuando y revela qué artistas lo ayudan en esta nueva etapa. 

Pedro Alfonso, muy autocrítico con su profesión Fotos: Web.
Pedro Alfonso, muy autocrítico con su profesión Fotos: Web.

A pesar de la popularidad y el éxito, Pedro Alfonso conserva la humildad. Especialmente a la hora de hablar de su nueva faceta como actor ya que el exproductor de Ideas del Sur no disimula los nervios que le provoca subirse a un escenario e interpretar un rol frente a cámara.

Varios protagónicos en comedias que fueron suceso en las temporadas de verano, dos películas (Socios por accidente 1 y 2) y la participación que realiza en Esperanza mía hablan de un futuro más que auspicioso para el esposo de Paula Chaves.

¿Sufre el verse actuar? "Sí, mucho. La paso mal. No me gusta. Transpiro. Es tremendo. Pero quiero mejorar y necesito verme. De a poquito lo voy superando, ahora me acepto un poco más".

Sin embargo, Pedro le contó al diario Perfil que es muy -¡muy!- autocrítico: “¡Uf! Sí, soy insoportable, me mato a latigazos. No me gusta verme, me obligo para corregirme y aprender. Ahora en Esperanza mía, si fuera por mí, no me hubiese visto nunca”.

¿Sufre el verse actuar? “Sí, mucho. La paso mal. No me gusta. Transpiro. Es tremendo. Pero quiero mejorar y necesito verme. De a poquito lo voy superando, ahora me acepto un poco más”.

Además de verse (aunque le cueste) para mejorar, también recurrió a la ayuda de otros artistas: “Para Esperanza mía tuve un par de clases informales con Diego Ramos, que es amigo de Pau y mío, y él se ofreció a darme mini clases, así que nos juntamos en casa entes de debutar en la novela y me sirvieron mucho. En el teatro, tener a Carlos Olivieri y a Fabián Fort en la peli, es un aprendizaje diario. Creo que la mejor escuela es haciendo”, concluyó Pedro sobre esta nueva etapa de su vida.