Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Silvina Luna habló de su difícil infancia: "En mi casa se armaba bastante bardo; no tengo registro de afecto"

La modelo recordó la dura etapa que atravesó con su familia cuando era una niña. Su crudo relato. 

Silvina Luna recordó su difícil infancia en el programa que conduce Nicolás Magaldi por KZO

No son muchas las veces que Silvina Luna abre las puertas de su intimidad para hablar en profundidad de sus temas más privados. Sin embargo, en una de sus últimas notas televisivas, la modelo recordó cómo fue su dura infancia.

Invitada a Avanti, el programa que conduce Nicolás Magaldi por KZO, Silvina se sinceró ante las cámaras: “Mis papás eran bastantes chicos, adolescentes en lo que fue mi crianza y su modo de relacionarse. En mi casa se armaba bastante bardo. Mi papá no era muy cariñoso. No tengo registro de afecto, pero después entendí de dónde venía él o cómo demostraba su amor. Trabajaba en metalúrgica desde los 13 años y mi mamá era ama de casa", comenzó diciendo la invitada.

"Mis papás eran bastantes chicos, adolescentes en lo que fue mi crianza y su modo de relacionarse. En mi casa se armaba bastante bardo. Mi papá no era muy cariñoso. No tengo registro de afecto".

Por otro lado, Luna reconoció que su madre también tuvo una historia de vida muy difícil: “Mi mamá sufrió violencia de género cuando yo era chica. Mi papá no estaba pasando un buen momento, tenía un problema de adicciones. Entonces yo, no lo justifico, pero entiendo desde qué lugar lo hacía. Por suerte después pudo revertir esa situación".

"Era picante el ambiente. Me crié como pude. Lo fui entendiendo de grande, y ahora más que nunca. Me di cuenta de las cosas que iba repitiendo. Salir de eso y tomar otras decisiones te lleva mucho tiempo", continuó.

"Mi mamá sufrió violencia de género cuando yo era chica. Mi papá no estaba pasando un buen momento, tenía un problema de adicciones. Entonces yo, no lo justifico, pero entiendo desde qué lugar lo hacía".

Además, la exparticipante de Gran Hermano destacó su forma de enfrentar todos sus problemas: "A pesar de todo yo siempre fui muy alegre. Estaban como los roles invertidos. Yo era como el sostén de ellos. Por eso hay etapas que no viví. Salí a trabajar a los 13 años, era muy independiente. Yo los perdono y les agradezco por haberme dado la vida".

"A pesar de todo yo siempre fui muy alegre. Estaban como los roles invertidos. Yo era como el sostén de ellos. Por eso hay etapas que no viví".

“De grande mi papá se empezó a acercar a mí. Pudimos tener una relación muy linda, de amistad. Eso fue sanador para mí y para él. Tengo ganas de tenerlos cerca para hablar y contarles cosas, en especial las lindas", cerró la entrevistada, a corazón abierto.