Sabrina Ravelli y una escandalosa confesión sobre Matías Alé: "Lo que él pretendía en la intimidad es algo a lo que yo nunca accedí, me traumó y tuve que ir al psicólogo"

La vedette visitó Intrusos y realizó impactantes declaraciones sobre su noviazgo con el actor que sorprendieron a todos. 

Sabrina Ravelli y una escandalosa confesión íntima sobre Matías Alé

En medio de su enfrentamiento público con Matías Alé, Sabrina Ravelli visitó el estudio de Intrusos y realizó explosivas confesiones sobre su noviazgo con el actor.

Todo comenzó cuando escuchó un mensaje que le envió María del Mar Cuello Molar, actual pareja de Matías, a través de Adrián Pallares: “Si dice que Matías es gay, me le río en la cara. Si vas a hablar de alguna intimidad, vos también estás involucrada en esa intimidad”, leyó el panelista de su celular.

"No sabía cómo llevarlo adelante porque a la vez yo lo amaba y quería ser su mujer perfecta, pero había cosas que no iban conmigo, a las que no iba a acceder nunca. Terminé yendo al psicólogo, con Rolón, y me di cuenta de un montón de cosas. No era yo la del conflicto sino que era del otro lado”.

Entonces, Sabrina disparó: “No, para nada. Hice terapia. Con Gabriel Rolón...”. Jorge Rial le preguntó: “¿Te pidió algo, te traumó y tuviste que ir al psicólogo?”, a lo que ella no dudó en responder afirmativamente.

Luego, continuó: “No accedí. Me negué. Lo que él pretendía es… algo que a lo que yo nunca accedí y me quedé traumada con esos temas. Fue algo en la intimidad. No sabía cómo llevarlo adelante porque a la vez yo lo amaba y quería ser su mujer perfecta pero había cosas que no iban conmigo, a las que no iba a acceder nunca. Terminé yendo al psicólogo y hasta me costaba hablarlo con Rolón. Terminé hablándolo y me di cuenta de un montón de cosas, que obviamente no era yo la del conflicto o el problema sino que era del otro lado. Me relajé y hoy en día está todo bien”.

“Cuando él estaba más frío de la cabeza, me negaba esas cosas. Me quedaba tan traumada que necesitaba hablarlo porque no entendía un montón de cosas. Cuando las hablaba en frío, se enojaba como negándolas”, agregó.

Sobre el final de la relación, dijo: “Yo estaba destruida por una separación con la persona que me iba a casar y él twitteando todo el tiempo que estaba feliz de la vida porque se fue con un amigo en un crucero. Me cansé de vivir con un año que nunca lo conocí y descubrí un montón de cosas que me dan miedo”.

El explosivo relato de Sabrina siguió: “Una vez me quedé tan traumada que llamé a Matías en una pausa de Desayuno Americano después de que me fue a ver a Mar del Plata. Cuando te pasa algo en la intimidad con tu pareja, un montón de cosas que no te cierran, te quedás mal si está enamorado de verdad. Cuando lo llamé le hice una pregunta muy fuerte, por la cual se enojó y me dijo “¿vos estás loca? ¿cómo me podés preguntar esto por teléfono? Mirá si te están grabando”. Después dijo que no podía repetir la pregunta, relacionada a aquello que la “traumó”.

"Lo llamé y le hice una pregunta muy fuerte, por la cual se enojó y me dijo '¿vos estás loca? ¿cómo me podés preguntar esto por teléfono? Mirá si te están grabando'".

También contó qué pasaba cuando hablaban del tema: “Él se enojaba. Siempre le dije que 'por esos caminos no voy' y siempre se volvía a los caminos. Duraba una semana y otra vez volvía a ese camino. Era la pelea de decir ‘ok, nos relajamos, disfrutamos de todo y viene eso’”.

En un momento, Tartu le preguntó si cuando Alé contó en el verano que atravesaba una “crisis” se refería a este tema, pero Sabrina respondió: “No me quiero meter más porque es un tema muy delicado, muy delicado”. Acto seguido, Rial acotó que “en la intimidad vale todo… obviamente si el otro accede”, y la vedette le retrucó: “Si uno accede está todo perfecto, pero yo salí traumada de ciertas cosas porque no accedo a ciertas cosas”.

Sobre las diferencias que María del Mar marcaba al respecto de su noviazgo con el actor, Ravelli opinó: “A veces te relajás mucho en una relación y dejás fluir todo, dejás que te salga lo que sentís; y con otras, te limitás un poquito”.

Para terminar con el tema, Rial remató la charla diciendo: “Si es lo que yo creo no es porque sea algo que le faltaba a ella (por Sabrina). Bah, sí… ¡un quilombo!”.