Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Profunda reflexión de Inés Estévez sobre la maternidad: "Las mujeres somos víctimas de este mandato"

La actriz, mamá de Vida y Cielo, habló sobre el "lado B" del rol que cumple con tanto amor.

Inés habló en profundidad sobre la maternidad.
Inés habló en profundidad sobre la maternidad.

Feliz por la posibilidad de protagonizar Redes viví tu experiencia, el espectáculo de José María Muscari, así se mostró Inés Estévez tras haber contado públicamente que estaba padeciendo una delicada situación económica.

Siempre reflexiva, la actriz habló de la crianza de sus amadas hijas, Vida y Cielo, y se refirió en profundidad a la maternidad. "Creo que no somos las mujeres las que propiciamos el aspecto forzadamente romántico de la maternidad, sino la sociedad. Ser madre es un mandato y las mujeres somos víctimas de eso. Hasta la madre con vocación de serlo desde que tiene uso de razón, seguramente tiene momentos en los que se hastía, se cansa, se agota y desearía tomarse unas vacaciones en una playa paradisíaca, con las patas en el agua y tomándose un trago sin que nadie le hable ni le demande nada. Es humano, es normal", contó en diálogo con La Nación.

"Ser madre es un mandato y las mujeres somos víctimas de eso. Hasta la madre con vocación de serlo desde que tiene uso de razón, seguramente tiene momentos en los que se hastía, se cansa, se agota y desearía tomarse unas vacaciones"

Entonces, reflexionó sobre por qué decidió convertirse en madre y qué la motivó a agradar su familia. "Sigo analizando mucho y preguntándome si he sido madre por mandato o por rebeldía a otros mandatos o por vocación de servicio. No creo que ninguna madre en el proceso de serlo lo piense, pero tal vez con la objetividad de los años, cuando tus hijos son grandes, seguramente mirás y decís: ‘estuvo buenísimo’ y llegás a conclusiones muy satisfactorias que justifican la decisión de haber sido madre. En mi caso es diferente porque tengo dos hijas con discapacidad que nunca van a ser adultas e independientes. Pero cuando sos una madre corriente, con hijos con un crecimiento y una inserción social típica, tal vez sea así", afirmó.

Y remarcó que esta inquietud es tan inmensa que no logra descifrarla: "Es una pregunta muy profunda que reviste muchísimas aristas. No creo tener una respuesta. Soy una persona absolutamente productiva, creativa, con impulsos evolutivos que giran en torno al quehacer artístico y a la búsqueda de diferentes expresiones. No es una pregunta que tenga una respuesta concreta y concisa. Son decisiones que uno va tomando en la vida. En mi caso, en un momento me sentí ya adulta, con un camino recorrido y en condiciones relativas de ayudar a otros seres a evolucionar".

"Es una decisión muy seria y las mujeres solemos ser víctimas de un mandato social, y hay que atenerse a ese rol a una edad determinada y en un momento determinado de la vida. Es un corset bastante pesado", admitió.