Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

¡Otro cuerpo! La increíble transformación física de Ivana Nadal en cuatro meses: “Encontré el equilibrio”

La modelo compartió su impresionante "antes y después", y detalló cómo logró cambiar radicalmente si figura.

Ivana cambió sus hábitos y está feliz.
Ivana cambió sus hábitos y está feliz.

Aunque a Ivana Nadal siempre le gustó entrenar y luce espléndida desde siempre, sentía la necesidad de cambiar sus hábitos. En menos de cuatro meses, la joven conductora modificó su rutina de entrenamiento y, especialmente, su forma de alimentarse. 

Entusiasmada y orgullosa de los resultados que consiguió, compartió un impresionante "antes y después": mostró cómo lucía su cuerpo en septiembre de 2019 y cómo luce ahora. En ese entonces, con 1,73 metros de estatura pesaba 66 kilos. Hoy por hoy, pesa 65, pero bajó su porcentaje de grasa y aumentó la masa muscular.

"En la primera imagen se ve a una Ivana descuidada, entregada a comer mal el 70 por ciento del tiempo, cuidándose muy poco y entrenando 3 o cuatro veces por semana, sin darlo todo al 100 por ciento".

"No sé si es más linda o mejor la primera o la segunda imagen, pero en las dos me siento de formas muy distintas", comenzó escribiendo. Y detalló: "En la primera imagen se ve a una Ivana descuidada, entregada a comer mal el 70 por ciento del tiempo, cuidándose muy poco y entrenando tres o cuatro veces por semana, sin darlo todo al 100 por ciento".

¿Y en la segunda imagen? Así se siente actualmente: "Una Ivana confiada; feliz; fuerte; segura; con ganas de disfrutar de comer sin enloquecer; dándole absoluta prioridad a lo sano, a lo que no está procesado; a hidratar su cuerpo; a cuidarlo... Entrenando conscientemente".

¡Otro cuerpo! La increíble transformación física de Ivana Nadal en cuatro meses: “Encontré el equilibrio”

Feliz por su transformación interna y externa, explicó en qué consta su rutina de ejercicios. "Entreno entre una y una hora y media, cinco o seis veces por semana dándolo todo. Y cuando no se puede tanto (vacaciones, falta de tiempo, falta de descanso, fiaca, lo que sea) hay que seguir entrenando, bajar la intensidad, pero seguir", explicó.

También, se refirió a su nuevos hábitos alimenticios: "Probé algunas dietas o formas de alimentación que restringen varias cosas y, realmente, por un tiempo pude hacerlo y me sirvió. Pero cuando me di cuenta que mi ser me pedía un disfrute real encontré el equilibrio. Y me funcionó mucho mejor. ¿Y saben qué es lo mejor? Me sigue funcionando y cada vez mejor. ¿A qué voy con esto? Asesórense con especialistas en alimentación y busquen comer variado dándole prioridad a lo sano".

"Entreno entre una y una hora y media, 5 o 6 veces por semana dándolo todo. Y cuando no se puede tanto (vacaciones, falta de tiempo, falta de descanso, fiaca, lo que sea) hay que seguir entrenando, bajar la intensidad pero seguir".

Antes de cerrar, remarcó que aunque el entrenamiento es importante, hay que prestarle mucha más atención a lo que comemos, al "combustible del cuerpo".

"Seamos conscientes, disfrutando del progreso y del proceso. Solo pensá en las cantidades y en la calidad de la comida. Más calidad, más cantidad. Menos calidad, menos cantidad. Entrená, movete. Más calidad de vida, más tiempo invertido en vos y en el amor con vos misma. Encontrate, descubrite. Vas a rendir mucho mejor y vas a notar cambios positivos y a largo plazo. Ponete las pilas, solo depende de vos", concluyó.

¡A tomar nota!