Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Nati Jota contó que padeció los maliciosos comentarios de los haters en redes: "Me dolía que me digan gorda"

La influencer reflexionó sobre los parámetros de belleza y cómo la hirieron algunas "municiones" virtuales.

Nati Jota habló del bullying y del comentario que le escribían en las redes que más la dañaba

Ser influencer, periodista y tener una vida con alta exposición llevó a que Nati Jota sea receptora de crueles comentarios sobre su persona y sobre su cuerpo en las redes sociales.

En una semana en la que la revista Caras generó polémica con su tapa al presentar a Amalia (16), hija de Máxima Zorreguieta, poniendo el ojo en su look 'Plus Size'; y tras el fuerte mensaje de Oriana Sabatini refiriéndose a los trastornos alimenticios que transitó por la despiadada mirada ajena, Nati Jota habló de lo mucho que la dañaron algunas voces virtuales que criticaban su imagen.

"Yo me estoy acostumbrando a recibir muchas bardeadas en las redes. En algún momento estuve más disconforme con mi cuerpo. Quizás ahora estoy más entrenada... Pero me decían un montón de cosas".

"Yo me estoy acostumbrando a recibir muchas bardeadas en las redes. Estuve, también, en algún momento más disconforme con mi cuerpo. Quizás ahora estoy más entrenada, pero hubo una época en la que estaba menos marcada o más gordita, como se le quiera decir, y me decían un montón de cosas. Encima, la tele te ensancha un poco más y me escribían comentarios que a mí me re dolía”, comenzó diciendo la influencer en Intrusos.

"Me acuerdo que el comentario que más me dolía era 'gorda'. Me decían 'gorda' y me dolía un montón".

Luego, Nati confesó qué palabra de todas las que le escribían en sus posteos con el fin de lastimarla lograba hacerle más daño: "Me acuerdo que el comentario que más me dolía era 'gorda'. Me decían 'gorda' y me dolía un montón. Eso también me lo replanteé con el tiempo. ‘¿Por qué me dolía tanto eso?’. Creo que hoy están cambiando un montón las cosas, para que eso no sea un insulto o algo malo. Y que no se esté opinando (tanto) del cuerpo del otro".

Trabajando el amor propio y haciendo a un lado las críticas no constructivas, Nati Jota remarcó: "Yo también hago una autocrítica y digo 'hoy en día estoy más conforme con mi cuerpo porque estoy empoderada y no me tiene que importar tanto (lo que me digan)'. Pero entreno un montón y, sin querer, me fui amoldando a ese parámetro hegemónico… Pero lo que me decían me hacía mal y yo trataba de cambiarlo. Creo que todo el tiempo nos sentimos afectados por la mirada del otro".