Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Natalie Weber contó las terribles amenazas que recibió por la carrera de Zárate: "Decían que iban a descuartizar a mi hijo"

La esposa del delantero de Boca detalló los mensajes mafisos que le mandaron a él tras irse de Vélez.

Las amenazas que recibió Natalie Weber por el pase de Zárate: Decían que iban a descuartizar a mi hijo de dos años
Las amenazas que recibió Natalie Weber por el pase de Zárate: Decían que iban a descuartizar a mi hijo de dos años

En julio de 2018 Mauro Zárate (33) sacudió el mercado de pases del fútbol local, cuando se desvinculó de Vélez Sarsfield para sumarse a Boca Juniors. El delantero, que tenía profundas raíces en el fortinero, donde además jugaron sus hermanos mayores, Rolando y el Ratón, desató la bronca de los hinchas del club de Liniers que lo vivieron como una traición.

Aunque hubo uno pocos y muy violentos que pasaron del desahogo a las amenazas hacia Mauro y su familia, como contó en su momento Natailie Weber (34). "Sé que el hincha es muy pasional y se sienten heridos y no pueden comprender la parte deportiva. Se los entiende pero todo esto ya llegó a demasiado”.

"Sentía miedo de verdad, de noche no dormía y durante el día no quería salir. Nunca me había pasado recibir fotos de Mauro con armas al lado. Para mí era todo nuevo".

Ahora, en una entrevista con Todxs jugamos, la madre de Mía (8) y Rocco (4) reveló: "Cuando Mauro se fue a su primera pretemporada con Boca, recuerdo estar bañándome y tener el miedo de que alguien entre a mi casa y mate a mis hijos. Sentía miedo de verdad, de noche no dormía y durante el día no quería salir. Nunca me había pasado recibir fotos de Mauro con armas al lado. Para mí era todo nuevo".

Luego, recordó su pánico: "Me mandaban pancartas y fotos a la puerta de mi casa diciendo que iban a descuartizar a Rocco, mi hijo que tenía dos años. Tenía enfrente personas con una mente enferma". Conocedor del ambiente del fútbol, Mauro Zárate no estaba asustado, pero ella sí.

Al final, Natalie Weber afirmó: "En ese momento a la nena no le conté nada, mi hija recién tuvo idea de lo que pasó porque un compañerito de la escuela, que era hijo de un hincha de Vélez, se encargó de hacérselo saber. No salimos de casa por un tiempo prolongado. De las amenazas los chicos no se enteraban porque yo no sé las contaba".