Mirtha Legrand y un tenso debate con Jimena Barón: "Las violaciones en la Iglesia existieron siempre"

En medio de una discusión sobre el aborto, la actriz replicó: "¿Y entonces las vamos a naturalizar?". Video.

Mirtha Legrand y Jimena Barón tuvieron un intenso debate por la legalización del aborto

A lo largo de las semanas, en medio del debate y la votación que se dio en la Cámara de Diputados y en la de Senadores por la legalización del aborto, Mirtha Legrand fijó su postura contraria al proyecto y mantuvo tensos cruces con distintas figuras invitadas a su mesa. La última de ellas fue Jimena Barón y la confrontación terminó derivando en el rol de Iglesia.

Mirtha: "Yo tengo mi forma de ser, soy católica practicante y no voy a cambiar".

La conductora no dejó pasar que la cantante había llevado en su muñeca el pañuelo verde, símbolo de la lucha de quienes estaban a favor de la causa: “Ahí te veo con la… Yo soy celeste, pero te respeto. Respetame vos a mí”, arrancó diciendo Mirtha. “No puedo respetarte. O sea, no puedo respetar aquello que va en contra del respeto hacia las mujeres”, salió al cruce Jimena, mientras el intercambio de opiniones se iba acalorando.

Jimena: "Yo también soy católica, pero la iglesia es un desastre hoy en día. ¿Lo que está pasando con la iglesia? ¿con los obispos, las violaciones?".

Sin embargo, uno de los momentos más tensos fue cuando la animadora justificó su posición en su fe católica. “Yo tengo mi forma de ser, soy católica practicante y no voy a cambiar”, aseguró la diva, para terminar la discusión. “Yo también soy católica”, fue la respuesta de Jimena, momento en el que Mirtha lanzó que “la iglesia está en contra”.

“La iglesia es un desastre hoy en día”, retrucó la actriz, mientras Mirtha negaba la afirmación de su invitada. “¿Lo que está pasando con la Iglesia? ¿Con los obispos, las violaciones?”, la arrinconó la cantante. “Pero eso existió siempre”, fue la respuesta de Mirtha que sorprendió a la actriz. “¿Y entonces lo vamos a naturalizar?”, siguió Jimena. “No, yo no cambio mi forma de pensar”, se plantó la conductora, en un cruce de opiniones que se extendió mucho más.

El chispazo en la mesa de Mirtha Legrand se dio en medio de una campaña que viene tomando fuerza llamada “Iglesia y Estado, asuntos separados” y de los escándalos de abusos sexuales a menores que sacuden el clero en países como Australia, Chile, Estados Unidos, Irlanda, entre otros.