Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Marcela Feudale reveló cuándo aprendió a tejer: "Había cortado con un novio, me sentía mal y me hice un suéter"

La locutora tiene un nuevo emprendimiento: hace ruanas, bufandas y almohadones.

Marcela Feudale habló sobre su nuevo emprendimiento.
Marcela Feudale habló sobre su nuevo emprendimiento.

Muchos se sorprendieron cuando Marcela Feudale, histórica locutora de ShowMatch (eltrece), decidió dar un paso al costado por miedo al covid. Marce, que cuida a su madre, tiene miedo de contagiarla. Por eso, intenta no salir a diario de su casa. 

Lejos del show pero siempre en movimiento, reveló a qué se dedicará. ¿Cuál será su nuevo emprendimiento artesanal que la tiene tan entusiasmada? Vender prendas tejidas por ella. Muy contenta, contó cómo nació esta motivación.

"Me dieron ganas de tejer un suéter así que llamé a una lanera que te llevaba las cosas a domicilio. Resultó ser amiga de Larry de Clay y me trajo más cantidad de la que yo necesitaba, así que me hice un saco también. Quedaron tan bien que me dieron ganas de seguir tejiendo", contó en diálogo con TN.

Además, reveló cuáles serán sus pasos a seguir para debutar con todo en el mundo fashion. "Voy a sacar solo dos o tres modelos para poder hacer distintos talles. Y después voy a dedicarme a hacer ruanas, bufandas, pie de cama, almohadones y cosas que no necesitan medidas ni talles y que no son complejos a la hora de vender por Instagram", sumó, contenta.

Y se despidió mostrándose muy agradecida por haber descubierto esta pasión que la hace sentir tan a gusto. "Es un tesorito que surgió casualmente con esta cuarentena cuando descubro que aquello que me había enseñado mi abuela me encantaba hacerlo y me hacía bien. Me hacía pensar de otra manera en épocas donde el pensamiento se convierte en el enemigo de cada uno. Todos encerrados, me dieron ganas de tejer y me acordé lo bien que me hacía en mi cabeza cuando tiempo atrás había cortado con un novio, me había sentido mal y me hice un suéter. ¡Me salvó!”, cerró.

¡Otro rumbo!