Maite Lanata sorprendió al llamar en vivo a su abuelo, ¡y él defenestró su rol en 100 días para enamorarse!

La actriz visitó Basta de todo y pasó un incomodísimo momento con el padre de su mamá, quien además se enojó con Matías Martin. ¡Escuchá!

Maite Lanata pasó un gracioso e incómodo momento con su abuelo en Basta de todo. (Foto: Instagram)
Maite Lanata pasó un gracioso e incómodo momento con su abuelo en Basta de todo. (Foto: Instagram)

El paso de Maite Lanata (18) por Basta de todo quedó entre los momentos radiales más fuertes del año, luego de que la actriz se copara con la sección Llamá a tu abuelo y decile que lo querés. Dado que Roberto, el papá de la mamá de la actriz de 100 días para enamorarse, no sabía que estaba al aire, primero habló con suma confianza y al final enfureció con Matías Martin (47).

Todo comenzó cuando Maite le preguntó a su abuelo cómo andaba, y él se sinceró: "Más o menos. Me tengo que hacer toda la boca nueva, los dientes ya no dan más. Mañana voy a ir a la dentista". De ahí en más, el hombre se lamentó por sus problemas odontológicos y con la obra social, y su nieta intentó consolarlo y darle ánimo: "Te llamaba para decirte que te quiero y ver qué día vamos a ir a ver Yanka, la peli". A pesar de todo, Roberto estaba preocupado por su dentadura y supeditó la salida al cine a la resolución de su problema, y se quejó: "Vos te cagás de risa porque no tenés que poner la boca vos. Tengo que esperar a ver qué me dicen...".

Agotado esa charla, Maite le contó: "Te quería dar una sorpresa y es que estás al aire en una radio”. En ese instante, Matías Martin saludó a Roberto, pero el jubilado lo frenó en seco: "Perdoname, ¿quién sos? Empezá por donde tenés que empezar. Primero tenés que presentarte". Ante el reto, el conductor le pidió perdón e incrementó la tensión en el estudio de La Metro. "Disculpame, soy un viejo loco", se excusó el abuelo.

El momento más picante se produjo cuando Roberto fue brutalmente honesto respecto del rol de la joven en la ficción de Telefe, en donde interpreta a una adolescente que decidió adaptar su género al de hombre, con el que se siente íntimamente identificado: "No me gusta un carajo lo que hace en televisión. Yo soy un viejo choto". Y ante la repregunta sobre qué no le gusta de la novela, lanzó: "La forma de prostitución que hay. A mí me da mucho orgullo que mi nieta trabaje, pero no me gusta el programa".

Al final, Maite Lanata bromeó por la reacción de su madre, la hija de Roberto: "Mi mamá se está por tirar por la ventana".