Las fotos del desnudo de Jimena Cyrulnik tras achicarse las lolas: "Hoy me reconozco y celebro mi imagen"

La panelista de Ponele la firma posó para la revista Gente y lució su nuevo cuerpo tras cambiarse las prótesis por unas más chicas.

La producción sexy de Jimena Cyrulnik luego tras tomar la decisión de achicarse las lolas (Fotos: revista Gente)
La producción sexy de Jimena Cyrulnik luego tras tomar la decisión de achicarse las lolas (Fotos: revista Gente)

"Lo hice porque ya pasó de moda y no las llevaba con la actitud que una tiene que llevarlas", fue la explicación que Jimena Cyrulnik (40) le dio a Ciudad.com para resumir su decisión de achicarse las lolas de 95 a 85. Ahora, feliz por los resultados, la panelista de Ponele la firma posó con su nueva figura y habló de todo.

"No me reconocía. Me veía desproporcionada. Soy XS de hombros. ¡Entonces tener 95, que no suena tanto, era too much para mí! Por cómo soy yo, me costaba tener semejantes lolas. Hay que tener mucha actitud para llevarlas. Y la verdad es que no las mostraba. Las dejé en 85 y no me dolió nada".

"No me reconocía. Me veía desproporcionada. Soy XS de hombros. ¡Entonces tener 95, que no suena tanto, era too much para mí! Por cómo soy yo, me costaba tener semejantes lolas. Hay que tener mucha actitud para llevarlas. Y la verdad es que no las mostraba", explicó Jimena en diálogo con la revista Gente, donde posó muy sensual para su esposo y fotógrafo, Lucas Kirby (44), con quien tiene a Calder (6) y Tyron (2 años y medio).

"Por eso, ni bien pude fui a ver al doctor Juan Manuel Serén. Es un capo. Me hizo la cirugía de reducción. Las dejé en 85 y no me dolió nada. Claro que hice la recuperación al pie de la letra, sin moverse, y para eos me fui a vivir una semana a lo de mi mamá", agregó.

"¿Qué le pareció a mi marido? ¡Ja, ja, ja! No. El concepto "reducción de lolas" va contra la naturaleza de cualquier hombre. Pero para mí era una decisión tomada: no había vuelta atrás".

Por otro lado, Jimena dio detalles de cuál fue la reacción de su marido al enterarse de su iniciativa: "¡Ja, ja, ja! No. El concepto 'reducción de lolas' va contra la naturaleza de cualquier hombre. Pero para mí era una decisión tomada: no había vuelta atrás".

Por último, Cyrulnik remarcó que esta operación la ayudó a seguir amigándose con su cuerpo: "Sí… puede ser. Si bien es una operación estética, suma a una historia. Hoy son las mismas lolas que antes de tener hijos. Y celebro mi nueva imagen. Me reconozco".

Fotos: revista Gente.