Julieta Ortega reveló la charla que tuvo con Mariano Martínez tras el rumor de maltrato de la actriz, y dijo que el actor no cumplió con su palabra

El actor no había dado nombres al contar el hecho, pero cuando surgió el nombre de su excompañera no lo negó. La palabra de la actriz a Clarín.

Julieta Ortega reveló la charla que tuvo con Mariano Martínez y le recriminó una actitud: Dijimos que íbamos a aclarar por separado y eso de su lado no sucedió
Julieta Ortega reveló la charla que tuvo con Mariano Martínez y le recriminó una actitud: Dijimos que íbamos a aclarar por separado y eso de su lado no sucedió

Todo empezó con Mariano Martínez contando en Intrusos que en sus comienzos como actor había sido maltratado y acosado por una compañera, sin dar nombre propio. Unos días después, en el programa de Rial dijeron que la mujer en cuestión podía ser Julieta Ortega, y mostraron una escena de 22, el Loco, que habría sido en la que casi terminó sordo de los cachetazos, según las palabras del actor. Pero rápidamente Julieta salió a negarlo. Y dijo que lo habló con Mariano, aunque sin dar detalles de la charla.

Pero luego, consultado nuevamente por la prensa, Martínez no negó (ni admitió) que fuera Ortega la persona que lo maltrató. Entonces ahora la actriz decidió salir a contar cómo fue la charla que tuvieron y le recriminó no haber cumplido con su palabra.

"Los dos entendimos que en cuanto se diera la oportunidad íbamos a aclarar por separado que él no estaba hablando puntualmente de mí. Eso de su lado no sucedió. Y yo no le seguí insistiendo porque, como dije antes, no es un amigo, y yo no puedo obligar a nadie a hacer nada".

“Lo llamé a él, que me parece que es lo que corresponde en esos casos. Yo no pensaba alimentar ese fuego, la verdad. Me parecía penoso todo. Entonces conseguí su número, le escribí y después tuvimos una conversación en privado. Lo resolví así. Es algo que en principio es difícil recordar con exactitud, porque no pasó ni hace cuatro o cinco años, sino hace 17”, recordó Julieta en una entrevista con Clarín.

Sin embargo, se mostró molesta porque él no salió a aclarar el tema: “Hablamos un rato y terminamos la conversación en re buenos términos. Los dos entendimos que en cuanto se diera la oportunidad íbamos a aclarar por separado que él no estaba hablando puntualmente de mí. Eso de su lado no sucedió. Y yo no le seguí insistiendo porque, como dije antes, no es un amigo, y yo no puedo obligar a nadie a hacer nada. Así que dejé ahí el tema. No pensé en salir a aclarar más de lo poco que salí en su momento", siguió. 

"Lo que sí sucedió es eso que se vio, que hubo un accidente de trabajo. Pero yo de Un gallo para Esculapio me he ido con uñas clavadas, con moretones en las piernas. Nosotros trabajamos con el cuerpo y con el cuerpo del compañero".

“Hacíamos escenas que hoy no se escribirían. Dos o tres veces por semana yo le pegaba cachetazos. Estábamos besándonos o tratándonos mal. Esa era la dinámica de esa pareja. Hay detalles que no recuerdo, porque pasó hace muchos años y éramos chicos los dos, pero siempre que a mí me hablan de algo que pasó hace años lo llamo al compañero. En principio no desestimo lo que dice el otro, ni lo trato de loco. Al contrario, me interesa. Seguramente estoy más considerada que hace 17 años, soy otra mujer, en principio soy mujer y no una chica que se lleva todo por delante, como lo hemos sido todos años atrás, entonces me parece bien escuchar al compañero”, expresó Julieta, en plena promoción de la segunda temporada de Un gallo para Esculapio.

Consultada sobre si Mariano Martínez le reconoció que hablaba de ella cuando habló del acoso de una compañera, Julieta Ortega contó: “No fue del todo claro. Lo que sí sucedió es eso que se vio, que hubo un accidente de trabajo. Pero yo de este programa me he ido con uñas clavadas, con moretones en las piernas. La escena que hago con Pipo Luque en el final de esta temporada no la podría hacer si no hay total confianza, es de sexo y violencia juntos. Nosotros trabajamos con el cuerpo y con el cuerpo del compañero. Hay que tener mucha confianza con el otro. Y yo era mucho menos consciente de estas cosas a los veintipico que ahora”.