Griselda Siciliani, la soltera más codiciada de la TV: "Estoy sola, pero todos tenemos historias que no se conocen"

Griselda Siciliani, íntima: ¿se animaría a una historia de poliamor?

La actriz, que brilla en la serie Morir de amor, charló con Ciudad sobre su regreso a la tele, el amor... ¡y el poliamor!

Griselda Siciliani es de esas mujeres que siempre se animan a más. En lo profesional, pegó el salto de sus risueños personajes de Educando a Nina y Sugar a la oscura y misteriosa Helena, que interpreta en Morir de amor, el nuevo unitario de Telefe (miércoles 23.30 hs, y temporada completa en Flow y Cablevisión On Demand).

Y en lo personal no se queda atrás: la actriz dice lo que piensa, no le teme a la polémica y va al frente a la hora de defender lo que cree, como ocurrió este año con la causa de la legalización del aborto.

Así, espontánea y “muy tana” -como se definirá ella misma-, Griselda se entregó a una charla íntima con Ciudad en la que no esquivó ningún tema: su esperado regreso a la televisión, la soltería y las múltiples maneras que hay de amar.

- Tu vuelta a la tele se da con Morir de amor, una ficción sumamente distinta a Educando a Nina, que había sido tu último trabajo.

- Sí, ¡es muy distinto! Lo más distinto que podía haber, Telefe lo encontró y me lo trajo. La idea del canal era justamente esa: que volviera a hacer tele con algo que fuera incomparable a Nina, que fue una experiencia única. Es una propuesta tan alejada a Nina, que enseguida me gustó. Me metí en un lenguaje diferente, de suspenso y drama.

"Todos tenemos historias todo el tiempo. ¡Sobre todo los que estamos solteros! No ando contando mucho de mi vida. Pero estoy soltera"

- ¿Seguirá tan oscura como parece la historia?

- Sí, es súper oscura y por momentos muy luminosa también porque hay algo de meterte tan abajo que de repente encontrás agua. Hay imágenes bellísimas, poéticas y con humor incluso. Entonces, de golpe, se pone lúdico.

- ¿Cómo hacías después de interpretar escenas tan duras para llegar a tu casa y sacarte esa mochila y volver a la cotidianidad, jugar con tu hija Margarita?

- Pensé que no me iba a pasar, pero hubo días en los que me costaba volver a ponerle humor a la vida. Por ahí había estado diez horas con una escena en mi cabeza, de muerte y enfermedad, y me quedaba como una herida, que me preguntaba de dónde me quedó. Y me había quedado de estar toda una semana pensando en esto. Después hay otras escenas que son mucho más de juego y locas, en las que relajaba un poco. Pero es una serie que no tiene mucho respiro, que no tiene muchas escenas de transición livianas, todo el tiempo está pasando algo tremendo.

Griselda Siciliani, a fondo sobre las escenas de sexo

- Hay muchas escenas de sexo también, ¿cómo te manejás?

- Bastantes y fuertes. Yo tengo algunas, mi compañero Esteban Bigliardi y las actrices invitadas de cada capítulo tienen muchas escenas de sexo. A mí un poco me divierten. Son escenas que te ponen muy incómoda antes de filmarlas; me da un poco de malhumor antes de hacerlas porque sabés que tenés que exponerte, poner el cuerpo y el alma donde hay mucha gente y es algo muy íntimo. Pero en este programa las escenas fueron de mucho vuelo, no eran escenas cotidianas de sexo y la verdad es que era muy divertido hacerlas. Porque son rarísimas, por lo menos las que me tocaron a mí. Mi personaje freekea en el costado sexual, ella va hacia un lugar que está buenísimo y que para actuarlo está genial. En ese sentido, para mí fue un premio poder hacer todas esas cosas.

- El título del programa habla de amor y a vos hace dos años, desde tu separación de Adrián Suar, que no se te conoce un amor. ¿Estás sola?

- ¡Ah viste! Sí, estoy sola.

"Entre dos personas, tres o como sea el grupo afectivo, está permitido todo. Todo está bueno. Son mundos, no hay por qué meterse, ni opinar o juzgar. Cada uno, que haga lo que le guste y lo haga feliz"

- ¿Estuviste soltera estos dos años o tuviste tus historias que no quisiste que se conocieran?

- Bueno, todos tenemos historias todo el tiempo. ¡Sobre todo los que estamos solteros! No ando contando mucho de mi vida. Pero estoy soltera.

- ¿Disfrutás de la soltería?

- Sí, mucho. La paso muy bien. Viajo, aprovecho cuando Margui viaja con el papá para viajar en esos días. Hacemos también al revés con Adri y viaja él. Por suerte, tenemos un acuerdo en ese sentido y nos vamos ayudando los dos, cada uno con sus tiempos y sus trabajos. Eso está buenísimo y es nuestra prioridad. Sí, la paso muy bien.

- Todo el mundo habla del poliamor luego de que Florencia Peña revelara que tiene ese tipo de relación, ¿te ves en un vínculo así?

- Habría que ver qué es eso. Por lo que veo que lo plantean, entiendo que es una relación en la que consensuadamente los dos saben que van a tener experiencias con otros... y yo no me veo preparada. Mi naturaleza es más tana, ¡tanísima! El otro día hablaba con Flor, que todo esto salió a partir de ella, y le decía que es una genia. Porque ella sale de un montón de situaciones donde se la pone en el centro de la tormenta de una manera inteligente y con mucho humor. Yo la quiero mucho. Me parece que es alguien muy evolucionado con muchas cosas, le han pasado muchas cosas en la vida, es fresca, abierta y le pasan estas cosas. Cuando la juzgan, no entiendo mucho por qué se meten con ella.

- ¿Y vos no te ves tan abierta?

- Me veo... rara. Ojalá pudiera. Pero por ahí también depende con quién, tal vez te encontrás con un alguien que te da para esa relación. Me parece que entre dos personas, tres o como sea el grupo afectivo, está permitido todo. Todo está bueno. Son mundos, no hay por qué meterse, ni opinar o juzgar. Cada uno, que haga lo que le guste y lo haga feliz.