Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Graciela Alfano contó la traumática cirugía que tuvo a los 6 años: "Vi cómo me sacaban las amígdalas por la boca"

La artista reveló en Intrusos los innecesarias procedimientos a los que la sometió su madre de niña.

La desgarradora historia de las dolorosas operaciones a las que se sometió Graciela Alfano de nena

El encierro en soledad en su departamento le dio tiempo a Graciela Alfano (67) de reflexionar sobre su vida. En una entrevista vía videollamada con Intrusos, la artista recordó su dura infancia: “Mi mamá solía llamarle la atención a mi papá operándome. A los cuatro años, me operaron de apendicitis y cuando lo sacaron estaba sano”.

Ante un Jorge Rial absorto, Graciela relató la traumática cirugía a la que se sometió a instancias de Lily, quien falleció a sus 95 años a fines de agosto de 2014: “A los seis años me sacaron las amígdalas en una operación con anestesia local. Yo estaba despierta sentada y veía cómo me sacaban las amígdalas por la boca. Tragué mucha sangre. Recuerdo que vomité cuando volví a la cama. Estaba sola y me asistían las enfermeras”.

"A los siete se me inflamó la rodilla, entonces mi mamá me quiso cortar la pierna izquierda. Me salvó una tía que le pidió por favor que me llevara a otro médico, si no estaría sin esa pierna”

Como si fuera poco, Alfano reveló: “Por último, a los siete se me inflamó la rodilla, entonces mi mamá me quiso cortar la pierna izquierda. Me salvó una tía que le pidió por favor que me llevara a otro médico, si no estaría sin esa pierna”. Entonces, Marcela Tauro le preguntó si había logrado comprender o perdonar a su madre, y Graciela Alfano se sinceró: “Mi madre está muerta y en el último momento hice lo que tenía que hacer. No sé si entendí o perdoné, son cosas que están muy adentro. Lo que sé es que esas grietas están”.

A horas del fallecimiento de su madre, Graciela la había recordado con amor y cariño con un tweet: “Un nuevo Ángel en el Cielo. Bello, alegre, generoso, honesto y sabio. ¡Siempre estarás en nuestros corazones!”.