Gladys Florimonte: "Me llamo Julia de segundo nombre por una amante de mi papá"

La actriz sorprendió al contar que su padre tomó la decisión “como castigo porque se tuvo que volver de Córdoba cuando nací”. ¡Tremendo! 

Gladys Florimonte contó el polémico origen de su segundo nombre (Foto: Web).
Gladys Florimonte contó el polémico origen de su segundo nombre (Foto: Web).

Gladys Florimonte (57) es sinónimo de carcajadas. Pero la humorista tiene una historia de vida fuerte. En una extensa entrevista con revista Pronto, la protagonista de Marcianos en la casa contó detalles desconocidos de su pasado.

“Mis padres eran muy mayores cuando me tuvieron. Mi mamá, María, me parió por parto natural a los 51 años. Fue riesgoso que naciera pero salió todo bien. Todos le decían que me abortara porque podía ser peligroso el nacimiento. No había tanta medicina, era un tema. Pero sin embargo nací, ¡y mirá lo que soy! Eran grandes en serio, cuando me llevaban a la escuela parecían mis abuelos”, relató.

"Mi papá y mi padrino tenían a las amantes acá y como nací en julio, tuvieron que volverse a Buenos Aires y de castigo me llamaron Gladys Julia, que era el nombre de la amante de mi papá".

Luego, impactó al contar cómo reacciono su padre cuando una vecina se fue a quejar porque Gladys le había gritado “¡chau, gorda put…!” en una travesura con su hermano: “Esa anécdota la tengo marcada porque mi viejo me agarró con un cinto y me dejó la boca hinchada de los golpes que me dio. Hasta fiebre me levantó ese día. Me dejó tan mal y con la boca llena de ampollas, que mi mamá por lástima me adelantó el huevito de Pascua que me había comprado. Me había cagado tan a trompadas, que me dejó mal en serio”.

Al ser consultada sobre si se enojó con su padre por el violento episodio, Florimonte dijo: “No, porque era un tipo grande y yo realmente le hacía la vida imposible. Tenía la mano pesada y tenía que sacar el cinto porque realmente era una nena indomable. Era un demonio. Papá, Salvador, falleció cuando tenía 15 años. Fue un tipo con mucha historia”.

"Mi papá tenía la mano pesada y tenía que sacar el cinto porque realmente era una nena indomable. Era un demonio. Papá, Salvador, falleció cuando tenía 15 años. Fue un tipo con mucha historia".

Acto seguido, hizo una revelación… insólita: “Te voy a contar algo: me llamo Gladys Julia y ese segundo nombre fue por un amante de mi viejo. Mi papá era un atorrante y con mi padrino, que era otro delincuente, se venían a Córdoba de joda en las vacaciones de invierno. Eran dos tipos bravísimos, que las cagaban gorriando (N de la R: lunfardo de engañando) a mi vieja y a mi madrina. Tenían a las amantes acá y como nací en julio, tuvieron que volverse a Buenos Aires y de castigo me llamaron Gladys Julia, que era el nombre de la amante de mi papá”. Increíble, pero real…