Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Gisela Bernal contó cómo es su nueva vida en Europa con su esposo futbolista: "Él me devolvió la esperanza"

La bailarina, que hoy por hoy vive en el Viejo Continente también con su hijo Ian, relató lo feliz que se siente desde que se alejó de los escándalos.

Gisela contó que está profundamente enamorada de Eros.
Gisela contó que está profundamente enamorada de Eros.

Después del fuerte escándalo que protagonizó con Ariel DiwanGisela Bernal se animó a dar vuelta la página. La bailarina se casó con el futbolista Eros Medaglia y se fueron a vivir a Bélgica con Ian, el hijo que tiene con Francisco Delgado.

"Nos fuimos porque se dio una oportunidad muy linda para Eros, a través de Tamara Alves. Fuimos primero a Bélgica, en 2018, después vinimos a Italia, a Buccino, provincia de Salerno, al sur de Italia", contó sobre el motivo de su partida en diálogo con La Nación.

Y describió con ternura a su marido, remarcando que su vida dio un giro de 180 grados al conocerlo: "Eros es una persona importantísima porque fue quien me devolvió la esperanza, el volver a creer en los hombres y hasta en el ser humano. Y no exagero. Es un gran compañero y a pesar de que hace ya tiempo que estamos juntos, siento que todo es como el primer día y lo amo mucho. Es una parte fundamental de esta familia y sin él nada podría ser posible".

"Ian cumplió 8 años y está enorme. Mi hijo es el centro de mis actividades. En Buenos Aires, cuando trabajaba, mi mamá me ayudaba cuidándolo, pero acá estamos solitos los tres"

Antes de cerrar, se mostró feliz por hoy por hoy ser "mamá full time" y dedicarse exclusivamente al cuidado de su nene, que es muy feliz en Italia con sus amigos y jugando al fútbol al igual que Eros.

"Ian cumplió 8 años y está enorme. Mi hijo es el centro de mis actividades. En Buenos Aires, cuando trabajaba, mi mamá me ayudaba cuidándolo, pero acá estamos solitos los tres. Me tocó ayudarlo con las clases online y acá la escuela es muy exigentes: tiene muchas horas de clase y tarea para la tarde. Además, al comienzo no conocíamos mucho el idioma y por eso siempre digo que hice primer grado a la par de mi hijo; aprendí con él a pesar de que soy maestra. Ahora estamos en segundo grado... Se puso las pilas y terminó con todo excelente en el boletín. Mi hijo es una luz y tiene un gran poder de adaptación. Es un niño increíble, tiene la capacidad de hacer amigos donde sea y su gran pasión es jugar al fútbol", cerró, contenta.