Germán Paoloski y su relación con Sabrina Garciarena: "Por ahora no hablamos de casamiento; nos amamos, queremos estar toda la vida juntos y con eso basta"

El conductor de Nunca es tarde, ciclo nocturno de Fox Sports que además produce, habló de su presente laboral y sentimental.

El feliz presente de Germán Paoloski y Sabrina Garciarena junto a su hijo León (Fotos: Ciudad.com e Instagram)
El feliz presente de Germán Paoloski y Sabrina Garciarena junto a su hijo León (Fotos: Ciudad.com e Instagram)

A la cabeza de NET (Nunca es tarde), el ciclo que produce y conduce todas las medianoches por Fox Sports, Germán Paoloski (41) disfruta de hacer un programa que lo enorgullece, mientras en su casa la espera la familia que siempre soñó, de la mano de su mujer Sabrina Garciarena (33) y su hijo León (1 año y 11 meses).

“No es normal que coincidamos en el trabajo. ¡Queremos que nos llamen más seguido! La verdad, es muy lindo cuando pasa. Nos divertimos mucho juntos, cuando estamos en casa o como ahora, trabajando”.

Sin embargo, el conductor da cuenta de que esos dos ámbitos de su vida podrían fusionarse de manera perfecta: "No es normal que coincidamos en el trabajo. ¡Queremos que nos llamen más seguido! La verdad, es muy lindo cuando pasa. Nos divertimos mucho juntos, cuando estamos en casa o como ahora, trabajando", reconoció Germán en diálogo con la revista Gente.

Además, remarcó que su relación con la actriz que se luce en Los ricos no piden permiso (El Trece) va viento en popa: “La pareja está muy buy bien. Ya estamos más grandes, mucho más maduros, pero enamorados como el primer día. A comienzo fuimos amigos, y desde el 2009 formalizamos como pareja. Tenemos muchas cosas en común, gustos parecidos… Todo eso ayuda”.

“A veces es difícil combinar tu vida sentimental y que, en paralelo, en el trabajo también todo te salga perfecto. Hoy estoy en esa etapa: feliz por la mujer y el hijo que tengo, y orgulloso por los programas que estoy haciendo”.

Por otro lado, se refirió a la felicidad que le significó a los padres la llegada de su único hijo: "León nos dio seguridad como pareja y nos permitió constituir una familia. Por ejemplo, hace un año que estamos viviendo en Tigre, porque queremos que nuestro hijo se críe en un barrio, juegue a la pelota en la calle, salga a andar en bicicleta... Las mismas cosas que Sabrina y yo hacíamos cuando éramos chicos".

“Por ahora no hablamos de casamiento. Nos amamos, queremos estar toda la vida juntos y con eso basta. En algún momento vamos a formalizar, pero no es algo que charlemos en la cena”, agregó.

Por último, analizó su presente: “A veces es difícil combinar tu vida sentimental y que, en paralelo, en el trabajo también todo te salga perfecto. Hoy estoy en esa etapa: feliz por la mujer y el hijo que tengo, y orgulloso por los programas que estoy haciendo”, concluyó.