Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Fuerte mea culpa de Jorge Rial tras el reproche de Diego Ramos: "Buscaba que digan que eran put..."

El conductor de Intrusos reflexionó luego de que el invitado le pasara factura por sus actitudes del pasado.

El fuerte mea culpa de Jorge Rial tras el reproche en vivo de Diego Ramos

La visita de Diego Ramos a Intrusos le provocó unos instantes de incomodidad y desconcierto a Jorge Rial, quien de ninguna manera imaginó que el invitado le pasaría factura en vivo. Todo fue a raíz de una afirmación del conductor: “Hay cierta gente con la que no nos metemos con su sexualidad, vos sos un caso”.

Ahí, Ramos lo rebatió: “Ustedes ahora (no se meten con mi sexualidad). Yo no quise hablar de esto porque para mí no es necesario hablarlo, lo tengo muy claro. Yo elegí Intrusos (risas) porque de verdad este programa durante muchos años, hace muchos años perseguía un poco a esa gente. Vos, Jorge, estabas muy tratando de ver qué hacía yo. Y me pongo de ejemplo. (…) De hecho tengo una frase que es ‘¿Se lo contaste a tu mamá? No, se lo contó Jorge Rial’. Lo dije dos o tres veces y todo”.

Diego Ramos: "Tenían un locutor que cada vez que aparecía en una nota hacía ‘iii’. Y eso era un dolor en el pecho porque me preguntaba. ¿Por qué me burlan? ¿Por qué me hacían ese gritito?. Pero no quería generar violencia".

Tras dejar a Diego que se explaye, Jorge hizo un fuerte mea culpa: “Jey Mammon se agarró del tema de si era una elección y dijo que si tuviera que elegir no habría elegido ser gay. Por lo que vos contás, Diego. Por gente como era yo también en su momento que buscaba que me digan que eran putos. Había una carga muy fuerte”.

Entonces, Ramos coincidió: “Es por la burla, el desvalorizar, el señalarte, el perseguirte, que te hablen por atrás. Nadie lo puede elegir”. Minutos después, Diego Ramos se sinceró adelante de Jorge Rial, quien volvió a poner rostro de incómodo.

“Hace años que vengo a Intrusos. Antes era impensado, porque iba a venir con 20 Rivotriles encima, temblando. Tenían un locutor que cada vez que aparecía en una nota hacía ‘iii’. Y eso era un dolor en el pecho porque me preguntaba. ¿Por qué me burlan? ¿Por qué me hacían ese gritito?. Pero no quería generar violencia, porque sabía que yo también podía burlar al tipo con la cara, con el cuerpo o lo que fuera. No tenía nada que ver. Era un tipo de humor que cambió”, cerró Ramos.