La fuerte discusión entre Ivana y Ainelén que casi termina a los golpes: "¿A dos días de la final voy a querer pegarte?"

La odontóloga de GH 2016 provocó a la rosarina recordándole que afirmaba amar a Dante, pero que tuvo sexo con Luifa.

La acalorada discusión entre Ivana Icardi y Ainelén Thevenon de Gran Hermano 2016

Si la intención de Ainelén Thevenon (28) era sacar de quicio a Ivana Icardi (21), y así lograr que la sancionen y pierda la chance de consagrarse ganadora de Gran Hermano 2016, falló en su cometido. En su reingreso temporal a la casa más famosa, junto a otros hermanitos que fueron eliminados durante el desarrollo del juego, la odontóloga reavivó la pica y provocó a la rosarina con una catarata de constantes insultos.

Ainelén: "¡Sucia, sucia! Vos sos una cara rota, no te da la cara. Te la pasaste bardeando a Luifa y dormís con él".

"Sos una cara rota", disparó Ainelén en referencia a que Ivana pasó de profesarle su amor a Dante Sendik para luego intimar con su archienemigo, Luifa Galesio. Entre risas, la cuñada de Wanda Nara contestó: "¿Qué cara rota? La tengo bien". Cuando el cordobés la levantó para intentar lanzarla a la pileta, la dentista arremetió: "Andá a limpiarla que está sucia. ¡Sucia, sucia! Vos sos una cara rota, no te da la cara. Te la pasaste bardeando a Luifa y dormís con él".

Ivana: "A mí no me vengas a insultar, pelotu…. ¿qué te voy a pegar a vos a dos días de la final? A mí no me estés insultando. Andate afuera. Me acuesto con quien se me cante. Qué pesada. Chau, Ainelén".

Entonces, lo que comenzó como una humorada se fue poniendo cada vez más tenso, a pesar de los intentos de Ivana de ignorar a Ainelén. "Vos calmate un poco, no me insultes, mal educada", acusó Icardi mientras Matías Portillo se interpuso entre las chicas para que no pasaran a las manos.

Ivana reaccionó enojada pero se frenó a tiempo para no caer en la trampa que le querían tender: "A mí no me vengas a insultar, pelotu…. ¿qué te voy a pegar a vos a dos días de la final? A mí no me estés insultando. Andate afuera. Me acuesto con quien se me cante. Qué pesada. Chau, Ainelén". Al final, Ivana tuvo la suerte de que Gran Hermano sólo le pidió que se acomode el micrófono, ya que casi no se la escuchaba, mientras que Ainelén pasó a hostigar a Dante al grito de "¡cornudo!".