Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La emoción entre lágrimas de los abuelos varados en un crucero al regresar al país: "Nos estaban esperando"

José habló con Nosotros a la Mañana de sus 64 días de encierro en el extranjero y no contuvo el llanto.

¡Llanto de felicidad! La emoción de dos abuelos varados en un crucero europeo tras regresar al país

A mediados de marzo, dos abuelos compartieron un desesparado pedido tras quedar varados en Europa, abordo de un crucero, por el cierre de las fronteras por el coronavirus.

"Argentinos, nos encontramos navegando en el crucero Costa Luminosa, con destino incierto. Somos dos personas de 80 años con muchos problemas de salud. Nos tienen encerrados sin darnos ninguna solución, ni explicación. Pedimos a quien sea ayuda. Queremos morirnos junto a nuestras familias", decía la señora, angustiada, implorando volver a casa.

"Estamos bien. Teníamos muchas ganas de verlos", expresó la abuela, en el video que difundieron sus seres queridos.

Un mes y medio después de que se hiciera público su pedido, y luego de que José contrajera Covid-19 en la embarcación, regresaron a la Argentina y se reencontraron con su familia, manteniendo la distancia protocolar que exige el protocolo sanitario.

"Estamos bien. Teníamos muchas ganas de verlos", expresó la abuela, en el video que difundieron sus seres queridos, en el que se la ve en el auto, con su marido, sin bajarse, listos para ir a hacer la cuarentena a su hogar.

"Tenemos la suerte de vivir en un pueblo chico, Norberto de la Riestra, entre Chivilcoy y Roque Pérez. Somos muy unidos. Nacimos acá. Nos estaban esperando", dijo José.

Con las emotivas imágenes en pantalla, en Nosotros a la Mañana dialogaron telefónicamente con José, quien está haciendo la cuarentena en su pueblo natal Norberto de la Riestra. "Estuve 64 días encerrado. Estuve 20 ¡con una atención! Porque decir que fue un placer estar en un hospital... Fuimos amados por todas las chicas. El cariño no lo podés creer", dijo José, agradecido por los cuidados recibidos.

Luego, agregó: "Tenemos la suerte de vivir en un pueblo chico, Norberto de la Riestra, entre Chivilcoy y Roque Pérez. Somos muy unidos. Nacimos acá. Nos estaban esperando. La policía nos acompañó porque tenemos que hacer la cuarentena en nuestra casa. Yo ya cuando bajé del avión tenía el certificado de que todo estaba normal, libre de la enfermedad”.