Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Dudu Azevedo, el protagonista de Jesús, habló de su vida familiar: "Fui padre por primera vez a los dos meses de empezar grabar"

El actor charló desde Brasil con Confrontados del éxito de la superproducción y el arduo trabajo que tuvo.

Dudu Azevedo charló en Confrontados del éxito de Jesús, la telenovela bíblica: "Fue un enorme trabajo"

Con pocas emisiones al aire, la telenovela brasileña Jesús, basada en la vida del líder del catolicismo, consiguió afianzarse en la televisión argentina. Contento por los resultados, Dudu Azevedo, su protagonista, dio una entrevista a Confrontados.

El actor carioca hizo una videollamada con el programa, se mostró muy simpático y habló de su vida familia. “Trabajamos durante 10 meses y eran jornadas que llevaban entre 12 y 14 horas diarias. 6 días por semana y solo descansábamos un día. Dos meses después de que empezamos nació mi hijo y fui padre”, contó Dudu, quien está casado desde 2016 con la médica Fernanda Mader y es papá del pequeño Joaquim.

"Dos meses después de que empezamos a grabar nació mi hijo y fui padre. El poco tiempo que estaba en casa quería aprovecharlo para estar con él".

“El poco tiempo que estaba en casa quería aprovecharlo para estar con mi hijo, a pesar de que tenía mucho texto para recordar para el día siguiente. Era un volumen enorme de trabajo y necesitaba estar concentrado, conectado. No fue fácil, fue una dura batalla en todo el curso de la historia”, recordó el brasileño, sobre las exigencias en la grabación de Jesús, una superproducción millonaria.

Mirá las fotos de Dudu Azevedo, el protagonista de Jesús y su familia. 

Ver esta publicación en Instagram

Meu Tudo ❤️

Una publicación compartida por Dudu Azevedo (@duduazevedo) el

Ver esta publicación en Instagram

Dia! 🙌🏽❤️

Una publicación compartida por Dudu Azevedo (@duduazevedo) el

Ver esta publicación en Instagram

Todo dia, toda forma de amor! ❤️ 🐶 👶🏻

Una publicación compartida por Dudu Azevedo (@duduazevedo) el

Ver esta publicación en Instagram

Buscando sempre o lado bom de tudo em benefício da paz interior, saúde mental, espiritual e, por que não corporal(?), uma das melhores coisas da quarentena é a intensidade da convivência e o quanto se pode ganhar com isso. Não é fácil pra ninguém, longe de ser! Mas cada minuto junto, vivido com qualidade, pode ser investimento para a vida toda, seja nas memórias ou nas lições. Viver assombrado pelo risco de um virus altamente contagioso e letal, pela realidade alarmante atual, pela tristeza em consequência do colapso hospitalar, a incapacidade crônica de gestão, a incapacidade de dialogar, a ignorância e a nossa fragilidade diante disso tudo tem sido muito duro e desafiador. Muitos pensamentos preocupantes e ruins vêm com a reflexão a respeito disso. Mas resistir é não esmorecer, não sucumbir a tristeza, às dificuldades, ao pessimismo e buscar o tempo inteiro os caminhos de luz, de amor, de fé, de evolução. Na prática somos parcialmente vencidos muitas vezes, mas os pilares principais precisam ser cuidados, lembrados, fortalecidos e principalmente, precisam predominar! Vida!!!

Una publicación compartida por Dudu Azevedo (@duduazevedo) el