El descargo de Jorge Rial tras el tenso cruce con Marcela Tauro: "Yo no me siento un maltratador, pero si alguna vez pasa eso vayan a la Justicia"

El conductor habló después del momento incómodo que se vivió con su panelista, quien dijo que no la había pasado bien trabajando con él.

Jorge Rial habló tras el cruce con Marcela Tauro

Al día siguiente del tenso cruce entre Marcela Tauro y Jorge Rial, y que se vivió al aire de Intrusos, el conductor tomó la palabra y quiso aclarar lo ocurrido.

El jueves por la tarde, Tauro había disparado: “Me sentí incómoda trabajando con vos por maltrato”, y relató un episodio en el que el Rial le gritó delante de todos. Los periodistas explicaron que todo sucedió cuando Jorge se enojó porque Marcela pidió llegar más tarde a grabar el programa de Navidad, ya que tenía que cumplir con su labor en la radio.

"He tenido épocas de calentón, puteador y todos me han conocido. He empezado a cambiar por suerte. Pero si alguna vez pasa eso, yo lo que les digo a todos es que primero vayan a hablar con las autoridades que están arriba de uno y después con la Justicia".

Tras aclarar el origen del enojo, Rial destacó: “La palabra que más pegó y de la que la gente se agarró fue la de maltratador. Yo no me siento un maltratador. Vos sentiste que fue un grito para vos y fue para todos. Yo entendí bien lo que quiso decir ella ayer, por eso no me fui mal por eso”.

"De mí se dicen miles de cosas pero ustedes son mis compañeros y sobre todo muchos de ustedes me han bancado en momentos difíciles. Saben cómo soy y creo que no soy maltratador"

“No creo ser un maltratador. He tenido épocas de calentón, puteador y todos me han conocido. He empezado a cambiar por suerte. Pero si alguna vez pasa eso, yo lo que les digo a todos es que primero vayan a hablar con las autoridades que están arriba de uno y después con la Justicia. De verdad hay que hacerlo si en ese momento te sentís maltratada”, agregó.

Sobre el término “maltratador”, aseguró: “Para mí el maltratador es alguien que está todo el tiempo maltratando, haciéndote sentir mal. La verdad creo que no es mi caso y ustedes lo ven. Todos tienen libertad. Ahora, una puteada de laburo la hemos tenido y he visto puteadas cruzadas acá 500 veces. Pero las arreglamos siempre y por eso estamos acá hace tantos años. Las superamos porque sabemos que son puteadas de trabajo”.

Al final del descargo, reiteró: “Lo que me hizo ruido fue eso de maltratador. De mí se dicen miles de cosas pero ustedes son mis compañeros y sobre todo muchos de ustedes me han bancado en momentos difíciles. Saben cómo soy y creo que no soy maltratador”.