Dady Brieva y su truco con la Chipi para mantener la pasión mientras hacen colecho: "Ponemos el despertador a las 3am para estar juntos"

El actor y la bailarina revelaron cómo se las ingenian para conservar la intimidad, ya que aún comparten la habitación con sus dos hijos.

Dady Brieva y la Chipi revelaron sus secretos para tener sexo a pesar del colecho con sus hijos

Son 10 los años que llevan juntos Dady Brieva (61) y la Chipi (40). Y se los ve tan enamorados como el primer día. Más aún con el ingenio que tienen para sortear las crisis y mantener viva la llama de la pasión, a pesar de "compartir" la misma habitación con Felipe (7) y Rosario (5), sus dos hijos.

De paso por Cortá por Lozano, el actor y la bailarina confesaron las intimidades de su vida conyugal, luego de que Jorge Taiana, productor de Midachi y amigo del humorista, los mandara al frente al contar en un mensaje que hacen colecho. Entre risas, la Chipi admitió resignada: "Lo hacemos porque los chicos no se van a ir nunca de la cama. Ya está".

Dady justificó el hábito que interrumpe el sueño: "Es que si no, no lo hacés más. Es como ir al gimnasio, es un ejercicio, que si dejás de hacerlo, no lo hacés más. Es una manera de conectarse. Al matrimonio hay que ponerle onda y ganas". Y la Chipi sumó: "A veces dejamos preparada la habitación del fondo".

Al respecto, Dady agregó: "Es como la muerte de nuestros padres, que sabés que un día va a pasar, pero que en realidad pensás que no va a pasar. Esto lo estamos pateando para adelante, pero no tenemos pensado el momento en que los chicos se vayan".

Ante la preocupación de la coreógrafa por la costumbre familiar, Vero Lozano la tranquilizó: "¿Que si está mal? Antonia también duerme con el Corcho y conmigo". Entonces, Dady contó: "Hay un colchoncito abajo porque ya no entramos. Ayer durmió Rosario ahí, a veces duermo yo. Nos vamos turnando".

Por otra parte, la Chipi reveló: "A veces nos ponemos el despertador en horario en que los chicos están durmiendo para estar juntos". Y Brieva acotó: "Y nos enojamos cuando el otro se duerme. Nos ponemos el teléfono en vibrador a eso de las tres de la mañana. Entonces, o vamos abajo, o vamos a la habitación del fondo".

Luego, Dady justificó el hábito que interrumpe el sueño: "Es que si no, no lo hacés más. Es como ir al gimnasio, es un ejercicio, que si dejás de hacerlo, no lo hacés más. Es una manera de conectarse. Al matrimonio hay que ponerle onda y ganas". Y la Chipi sumó: "A veces dejamos preparada la habitación del fondo".

Al final, Anchipi blanqueó uno de los momentos más incómodos que le tocó pasar frente a sus hijos: "Los chicos nos han agarrado... algo y lo usan como micrófono (risas). Entonces, les dije que eso no se agarraba, que eso era de papá".