Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Carmen Barbieri y el íntimo momento en el que Fede le contó que tiene cáncer: "Lloramos y me dijo que pensaba en su papá"

La mamá del actor habló en un móvil desde Mar del Plata con Informados sobre cómo afronta la enfermedad de su hijo.

Carmen Barbieri reveló cómo reaccionó cuando Federico Bal le contó que tenía cáncer de intestino

La cruda honestidad con la que Federico Bal (30) comunicó personalmente a través de Instagram que tiene cáncer de intestino fue la misma con la que el actor se lo contó a su madre. En un móvil con Informados desde Mar del Plata, Carmen Barbieri (64) se esforzó por estar a a altura de la fortaleza del hijo que tuvo con Santiago Bal y reveló cómo se enteró que su hijo estaba enfermo.

“Me dijo a último momento que se iba a hacer la colonoscopía, no me preparó. Ahí le dije que se lo tendría que haber hecho más seguido, como retándolo. Entonces me respondió que iba a salir todo bien”, arrancó Carmen. Luego, precisó: “Cuando vino verme vino con Roberto Peña, la pareja de su hermana, con Julieta, y con su amigo Pepe Ochoa. Estaban con sonrisas el sábado y venían ya con el resultado, por lo que pensé que era benigno. Pero Fede se sentó y me dijo ‘mamá, tengo cáncer’. Me puse a llorar muchísimo, él también se puso a llorar y me dijo ‘pienso mucho en papá’”.

"Estoy acostumbrada al cáncer pos Santiago, pero una cosa un hombre con el que viví 26 años y que cada vez que se hacía un estudio tenía cáncer. Esta vez es mi hijo".

Así Carmen replicó la arenga que le hizo a Fede: “¿Pero qué diría Santiago? ¿Qué decía papá cuando le decían que tenía cáncer? Hubiera dicho ‘vamos a lucharla, de esta vamos a salir, conmigo no van a poder’. Eso es lo que decía Santiago y salía adelante. Porque Santiago no murió de cáncer, lo venció 18 veces, murió de EPOC”. Al final, Barbieri reveló cuál fue la reacción de Fede: “Me dijo que iba a hacer eso, que la iba luchar, a seguir trabajando y salir adelante”.

Por otra parte, Carmen Barbieri también expresó: “Fede me dice que está bien. Estoy acostumbrada al cáncer pos Santiago, pero una cosa era estar acostumbrada por un hombre con el que viví 26 años y que cada vez que se hacía un estudio tenía cáncer. Esta vez es mi hijo. Los hijos son distintos. La relación es distinta. Fede está muy contenido, por supuesto que por momentos está enojado o llora, pero es lo normal que le pasa a una persona con cáncer”.