Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Ángela Torres, íntima: "Siempre le digo a mi novio que él es como mi duende mágico"

La actriz estrenó su peli Un viaje a la Luna junto a Ángelo Mutti Spinetta y habló con Ciudad de todo: el cine, Simona, su pareja con Pepo Maurizi y más.

Entrevista exclusiva con Ángela Torres: "Siempre le digo a mi novio que él es como mi duende mágico.

Talentosa, histriónica, curiosa y pícara, Ángela Torres (19) sigue cumpliendo sueños en su vida y su exitosa carrera. Ahora, protagoniza su primera película en cine y disparó la excusa para una charla íntima con Ciudad.

En el marco del estreno de Un viaje a la Luna, que ya está en los cines y Ángela encabeza junto a Ángelo Mutti Spinetta (17 años, hijo de Catarina Spinetta y Nahuel Mutti y nieto del gran Luis Alberto), la actriz de Simona repasó parte de su vida en una entrevista exclusiva.

"Un viaje a la Luna es una película súper especial para mí y, aunque llevó dos años hacerla, creo que sale en el momento justo. Ahora están como 'de moda' los adolescentes protagonistas, como en Stranger things o, sin ir más lejos, Simona. La película es súper linda, original y para el cine argentino es muy novedosa", revela Ángela.

"Cuando dicen que Simona se parece a otras novelas les digo que sí, pasa eso. ¿Para qué negarlo? Sucede en Pol-ka, en Telefe... Pero Simona es muy millenial, tiene muchas cosas de Instagram y es más original. Es mucho más moderna que otras ficciones".

-¿Con qué se van a encontrar los adolescentes que la vean?

-Creo que esta peli es para conectarse con uno mismo, los textos y las escenas son muy lindas y muy profundas. Está bueno para conectarse con toda la familia. Ángelo es increíble, la va a romper toda, va a ser una estrella de cine internacional. Es muy sensible y creo que en la película se ve. Y bueno, es el nieto de Spinetta, así que es un chico muy especial. En la historia, Tomás (Angelo) vuela y mi personaje también por momentos se permite volar con este niño, que se termina enamorando de él aunque no lo admita. Él sí se enamora de ella. Después aparecen Leticia Brédice, Germán Palacios y Luis Machín para bajarte a tierra. Es la ópera prima de Joaquín Cambre, que creo que es el mejor director con el que me ha tocado trabajar. Para mí fue una experiencia de mucho crecimiento y ver la película terminada fue muy especial.

-Y a la par estás protagonizando Simona, ¿cómo te sentís con esa otra parte importante de tu trabajo?

-Estoy muy feliz y muy contenta, disfrutando con compañeros muy hermosos que me hacen todo muy fácil. 

-La tira es un éxito, ¿qué decís a los que dicen que Simona se parece a otras novelas?

-Pasa eso. ¿Para qué negarlo? Sucede en Pol-ka, en Telefe. Siento que igual cada producto tiene sus "colores" y en este caso Simona es muy millenial, tiene muchas cosas de Instagram y es más original. Es mucho más moderna que otras ficciones con las que la comparan y lo más particular es que somos todos adolescentes protagonizando a las nueve y media de la noche. Además, tiene grandes textos y la los adultos les permite conectarse más con el mundo adolescente. 

-Hablando de "cosas tuyas": tenés 19 años y ya cumpliste gran parte de lo que soñabas de más chica, ¿cómo hacés para renovar tus sueños y proyectos?

-Es que sueño con tantas cosas que no se me van a terminar nunca. Por ejemplo tengo ganas de irme a estudiar afuera, de irme un año a vivir en medio de la naturaleza, deseo muchas cosas y vuelo muy fácil. Creo que el día que tenga una familia me gustaría irme al medio de la montaña.

-Se te ve súper enamorada de Pepo Maurizi (19), siempre hablás muy bien de él. ¿Cómo es la relación que tienen?

-Él es muy increíble, me enseña. Me crucé en la vida como con un duende. Yo le digo a él eso siempre, que es como mi duende mágico. Es un chico que me hizo súper bien, me calma mucho, me da mucha tranquilidad. Además, es muy, muy evolucionado y con una sensibilidad muy linda. Me acompaña mucho, es muy bueno acompañándome, tiene mucha paciencia conmigo.

-¿Y alguna virtud tuya?

-Ja, ja. Habría que preguntarle a él, a ver si habla tan bien como yo de él.. ja, ja.

-¿Cómo va la semi-convivencia que practican?

-No convivimos, pero como yo vivo sola, los encuentros se dan en su mayoría en mi casa. Nos extrañamos mucho así que nos gusta estar juntos. Igual está bueno extrañarse así que hay veces que le digo "esta semana no vengas". Él lo toma re bien. Tenemos muy buena comunicación, que es clave en la pareja. Yo le digo todo, él me dice todo, siempre de buena manera. Es una relación muy sana.

-¿Fantasean con casarse?

-Sí. Pero un casamiento más hippie, sin iglesia, por ejemplo. No me veo ni en pedo entrando a una iglesia.

-Siempre hablás de tu pasión por distintos tipos de expresiones artísticas, ¿qué es lo que más te interesa y qué es lo que más te conmueve?

-Me encanta todo lo que es drama. Soy muy dramática en la vida. Ahora estoy como obsesionada y flasheada con Merlí. Además terminé Breaking Bad, aunque sé que llegué un poco tarde a verla, pero la miré. Me encanta el cine, ver películas de drama, de la Segunda Guerra o históricas, tipo 12 años de esclavitud

"Debo tres años de colegio, repetí, un desastre. No me sentía cómoda, no era mi hábitat. Quizás es un re mal ejemplo pero no siento presión por terminarlo".

-Tenés 19 años y se te nota muy plantada en la vida. Sin embargo, contaste que no terminaste el colegio, ¿creés que eso influye en algo en tu presente?

-Debo tres años de colegio, repetí, un desastre. Yo no me sentía cómoda en el colegio, no era mi hábitat. Es otra lucha, pero también creo que estaría bueno que cada uno de los niños puedan ser más escuchados y entendidos y si tienen otras motivaciones, poder tener el tiempo para dedicarse a eso. A mí me pasó que yo trabajaba también y no me entendían en mi colegio, a pesar de que utiliza el método Waldorf, que recomiendo mucho. Creo que en otro la habría pasado peor. Pero no entendían que había encontrado mi vocación y que dedicaba mi energía a eso ¡y no a matemática! Hoy en día me gustaría saber muchísimo más pero creo que son cosas que puedo aprender, nunca el tiempo está perdido.

-Quizás haciendo El diario de Ana Frank en teatro has aprendido más que en una clase de Historia...

-¡Pfff! ¡Sí! Cuando me llegó la propuesta me pasaba horas con mi papá hablando, leyendo y así sí me interesaba porque tenía mi motivación a flor de piel y eso en el colegio no me pasaba. Aparte en el colegio estaba muy cansada y era muy difícil para mí.

-¿Sentís la presión por terminarlo?

-No. Quizás es un re mal ejemplo pero no siento esa presión. Sí tengo ganas de estudiar otras cosas y perfeccionarme en lo que a mí me llena: teatro, canto, etc. También hay muchas cosas de Historia que todo el tiempo le estoy preguntando a mi novio que es súper culto; y a mi papá también. Trato de leer un montón, que con eso se aprende mucho. Creo que hay distintas maneras para aprender y evolucionar.  

-¿Y el curso de cocina?

-¡Ja! También. Igual mi novio es vegetariano, a punto de ser vegano y es medio aburrido el tema de la comida. Yo por ahora no puedo dejar la carne, aunque me gustaría. Lo debo, pero me encantaría hacerlo... es otro de mis sueños.