Ambulantes, en De Barrio 2: los fans del surf, que trajeron la playa a su foodtruck

Los chicos de Waimea son descendientes de inmigrantes japoneses que cambiaron la floricultura por la cocina. Desde 2016 tienen su camión surfer, que rueda por las mejores ferias. Junto a Eddie Fitte conocimos su historia.

Ambulantes en #DeBarrio2: los fans del surf, que trajeron la playa a su foodtruck

La idea se remonta a 2011. Después de un viaje por Estados Unidos, donde fueron testigos de la explosión de la moda de los foodtrucks, Valeria y su marido supieron que querían tener su propio camión de comida. Por ese entonces trabajaban de otras cosas: él en la floricultura, como fue tradición de muchos japoneses que emigraron a la Argentina, y ella en una oficina. “Recién pudimos cumplir nuestro sueño en 2016, cinco años después”, cuenta Valeria, de 31 años, que también trabaja junto a su hermano.

Ambulantes, en De Barrio 2: los fans del surf, que trajeron la playa a su foodtruck

Fanáticos del surf y del mar, sabían que querían darle a su foodtruck esa impronta. El nombre también tiene que ver con eso: Waimea es una bahía en Hawaii, famosa por sus aguas verdes y ola enormes. Tunear el camión -un Enrocar Vanette (conocidos como los ex Bimbo)- llevó su tiempo. Hubo que hacer el motor a nuevo, además de todo el interior, piso, revestimientos. Lo pintaron de verde claro -como el mar de Waimea- y blanco y colocaron una tabla, donde está escrito el menú, en una de las puntas.

Ambulantes, en De Barrio 2: los fans del surf, que trajeron la playa a su foodtruck

Hoy casi todos los fines de semana se los ve en alguna feria. “La gente cree que uno abre el camión y la comida aparece de la nada, pero estamos toda la semana trabajando, es 24 por 7. Lunes y martes son días de limpieza, miércoles de compras, jueves y viernes de producción”, detalla Valeria.

Ambulantes, en De Barrio 2: los fans del surf, que trajeron la playa a su foodtruck

¿Y la comida? También tiene que ver con el mar, claro. Su plato insignia es el sándwich de langostinos, que salen dorados y con una colorida coleslaw, junto a una guarnición de chips de papa y remolacha. Otro clásico es la hamburguesa de camarón. “Quisimos tener nuestra propia burger y se nos ocurrió hacerlas de camarón”, dicen. Además, siempre hay rabas y gyozas de salmón. Esa es la base a la que se le agrega un plato alternativo, que tiene que ver con los productos de estación. Cuando hace calor suelen ser ensaladas y en invierno alguna sopa o guiso.

Ambulantes, en De Barrio 2: los fans del surf, que trajeron la playa a su foodtruck

Los chicos de Waimea saben que estar en ferias donde la cantidad de público varía es un poco como el surf. A veces el agua está calma, pero tienen que seguir alertas, porque cuando menos te lo esperás viene la ola gigante y hay que estar listos para subirse.