Amalia Granata y un traumático episodio con un ginecólogo: "Fui por un estudio y me encontré con un depravado"

La periodista reveló las situación de acoso que sufrió con un médico, con apenas 18 años.

Amalia Granata reveló las fuertes situaciones de acoso que la marcaron: "Tengo pánico de caminar por la calle con las piernas descubiertas"

En medio de una entrevista en la que se mostró muy crítica con Juan Darthés, dudó de su inocencia y aseguró que desde que ella comenzó “en el medio hace 15 años sabíamos que él acosaba a las mujeres”, Amalia Granata mostró su lado más vulnerable al relatar una fuerte experiencia de acoso con un médico ginecólogo.

“Yo tenía 18 años y mi ginecólogo, el ginecólogo de la familia, se había ido de vacaciones y yo le tenía que mostrar un estudio. Saqué turno con otro en la clínica para mostrarle que estaba todo ok y me dieron turno con un señor que tendría más de 70 años”, recordó Amalia en Mauro, La pura verdad.

"Me empezó a hacer preguntas como ‘¿y vos con tu novio cómo tenés relaciones sexuales?’, ‘¿qué poses hacés?’, ‘¿y por dónde te penetra?’. Yo le respondí, tenía 18 años y pensé que era normal que pregunte eso".

“Me empezó a hacer preguntas y yo en ese momento tenía novio. ‘¿Y vos con tu novio cómo tenés relaciones sexuales?’, ‘¿qué poses hacés?’, ‘¿y por dónde te penetra?’. Yo le respondí, tenía 18 años y pensé que era normal que pregunte eso”, relató la periodista, sobre aquel desagradable episodio. “Cuando llegó a mi casa se lo comenté inocentemente a mi mamá y ahí ella y mi papá tomaron cartas en el asunto. Llamaron a la clínica, hablaron con mi ginécologo cuando llegó de sus vacaciones y creo que en ese momento se apartó a este señor de la clínica”, rememoró. “Fui a mostrarle un estudio y me encontré con un depravado”, aseguró la modelo.

También Amalia contó otra experiencia traumática cuando estaba entrando en la adolescencia: “Con 14 años me tomé el colectivo, me siguió un tipo y cuando llego a la escuela me metió la mano por abajo de la pollera que me llegó hasta la garganta. De hecho, hasta el día de hoy no uso ni pollera ni short para estar en la calle. Tengo pánico de caminar en la calle con las piernas descubiertas”, señaló Amalia, enumerando otros episodios de violencia. “Dejé de correr en la calle y ahora corro en la cinta porque me han seguido y me han tocado la cola”, reveló Amalia Granata, remarcando que todas estas situaciones de acoso le dejó miedos y traumas con lo que hoy sigue lidiando.