Las 10 claves para entender el mundo de Daniel Hendler - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Las 10 claves para entender el mundo de Daniel Hendler

El actor alcanzó la cima del estrellato tras el boom de Graduados. Sin embargo, reniega de la popularidad por su gran timidez. Aquí, nos adentramos a su íntimo universo.

Helena y Daniel Hendler. (Foto: Gente)

Por estos días -¡y casi mal que le pese!- es el actor más popular de Argentina. Incluso, protagonizó la última portada de la revista Gente. Sin embargo, Daniel Hendler hace culto al perfil bajo, aún siendo el gran protagonista de Graduados, la tira éxito de Telefe.

Hombre de 36 años, casado y con una hija, acá te proponemos 10 claves para conocer un poco mejor el mundo de Daniel, quien personifica a Andrés "Andy" Goddzer.

1- Prensa. Su relación con los medios siempre fue distante: “Trato de vincularme con la prensa sólo cuando tengo algo para estrenar o decir”. Tan así fue que insiste: “Varias veces me negué a sentarme a la mesa de Mirtha Legrand. Y voy a seguir diciendo que no”.

2- Defectos. El mismo admite: “Soy bastante mentiroso”. “De chico me iba muy bien con las mentiras. Me inventaba historias que sostenía. Experimentaba eso de hacer creer algo”.

3- Universitario. Antes de consagrarse como artista, llegó a terminar quinto año práctico de Arquitectura, profesión que dejó de lado para abocarse a su vocación actoral.

4- Fobias. Es sumamente tímido. Incluso en los momentos en que con más ahínco se proponía lo contrario. Así fue que al ver a Javier Bardem personalmente, dejó de dar vueltas y lo abordó: “Hola, soy un actor uruguayo que vive en Argentina. Te admiro”. No quedó conforme con su presentación, lo volvió a encarar, ¡pero repitió el discurso! A lo que Bardem respondió: “Sí, ya me lo dijiste”. También, las escenas de besos o las de sexo lo incomodan y trata de evitarlas. Incluso con Nancy Dupláa, en Graduados. Ahora está acomplejado por su abundante pelo, que lo recubre por todo el cuerpo como si fuera un osito de peluche.

5- Agnóstico. Su relación de actor fetiche con el director Daniel Burman le abrió las puertas grandes del cine y, hasta ahora, interpreta personajes judíos. “No soy religioso ni creo en Dios”, advierte. Aunque luego se jactó de ser el único en haber celebrado dos Bar Mitzvah, porque sus dos padres -separados-, quisieron homenajearlo.

6- ¿Premonitorio? En 2002 fue Walter, el chico de la campaña publicitaria de la famosa empresa telefónica, que pensaba que todavía eran los años 80'. Una década después, interpreta a Andy de Graduados, cuya adolescencia se desarrolló a fines de esa misma década.

7- Vanguardista. En momentos en que Uruguay debatía proyectos de ley, Hendler se manifestó a favor de la despenalización del aborto y la legalización de la tenencia de marihuana para consumo personal. También, es un comprometido con el cuidado del medio ambiente y, para predicar con el ejemplo, cuando pasea a su mascota lleva una bolsa para levantar los desechos de su mascota.

8- Intimo. “Me vine a Argentina por amor”. Se casó con la directora Ana Katz hace 8 años, con quien tuvo a Helena, de 4 años. “Viveza criolla, espríritu emprendedor e impuntualidad”, se define. “Siempre le digo a mi mujer que Uruguay es un lugar ideal para ser viejo. Aunque creo que viviré acá y extrañaré cosas de allá”. En Buenos Aires, formó su vida en Caballito, una zona residencial discreta por donde sale de compras y lleva a su nena a la plaza como padre amoroso.

9- Actorazo... ¡pero humilde! “Nunca fui de raza ni pretendo ser comediante. Sólo soy un espectador al que le dieron ganas de meterse en la película”. Ganó el Oso de Plata en Berlín por El abrazo partido. Participó de 25 películas, escribió y dirigió 5 films. En televisión acumula 11 participaciones en ficciones, como Aquí no hay quien viva, Para vestir santos y Graduados. Sin embargo, reconoce: “En el teatro es donde me siento más cómodo, donde siento que soy un actor de verdad”.

10- Fama. “Sólo la disfruto cuando tengo que hacer trámites”. Después, reniega de ella, o trata de sobrellevarla:  “Muchas veces firmé autógrafos con nombres de otro. Por ejemplo, me decían Sergio, Sergio (por Gendler, el periodista deportivo)”.

TE PUEDE INTERESAR