La "foto triste" de Evangelina Anderson en la tapa de una revista

La vedette es la portada de Gente por su conflictiva separación de Martín Demichelis y su incipiente embarazo. Se la ve cabizbaja y en una llamativa imagen junto a su hijo. Además, realizó dolorosas declaraciones.

Separación, mudanza y embarazo. Sólo una de estas tres situaciones movilizaría a cualquier mujer, pero si se dan juntas hay que tener mucha fuerza para seguir adelante. Este es el presente de Evangelina Anderson, quien hace un mes llegó a la Argentina en lo que podría ser un "para siempre".

Hace apenas una semana se conoció la noticia sobre su separación de Martín Demichelis, luego de cuatro años y medio de relación. Aunque hubo muchas versiones (algunas escandalosas), aún no se saben las causas puntuales (si es que hay) de la decisión que ambos tomaron, pero el desgaste y los celos tuvieron mucho que ver.

La idea de que el pequeño Martín Bastian, de apenas 3 añitos, tenga que dividir su vida entre Argentina y España, es de por sí dolorosa. Según el acuerdo económico de alimentos y un régimen de visita que la modelo y el futbolista firmaron ante un escribano público, el pequeño viajará una vez al mes a Málaga (por una semana y acompañado por un familiar de Martín). Además, la cuota alimentaria se pautó por algo más del 20% de los honorarios del futbolista.

Pero esto no es todo. Apenas tres días después Luis Ventura tiró la bomba sobre el embarazo de Evangelina, que a los pocos minutos fue confirmada por César Carozza, abogado de la modelo. Esa misma noche, Demichelis tomó un avión hacia España, ya que tenía que volver al trabajo. Luego llegaron los rumores de un supuesto pedido de ADN, que la propia Anderson -indignada- se lo negó a Ciudad.com: "¡Martín no me pidió nada! Ya no saben qué inventar...", dijo.

Ahora, Evangelina está sola en nuestro país con su hijo y embarazada de 11 semanas. Refugiada en su familia y amigos. Ante este difícil presente, la modelo aparece en la tapa de la revista Gente. Allí se la ve sentada y triste junto al pequeño Bastian, apoyado en el pecho de su madre, de espaldas. Pero el dolor que siente se refleja en la declaración de la portada: “Me da miedo llevar este embarazo sola”.

Una imagen y siete palabras, que valen más que mil...