Serafín: el adiós inesperado - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Serafín: el adiós inesperado

Anoche, con el ritmo del adagio latino, el público decidió salvar a Marcelo De Bellis en el duelo final con Zubiri. También siguen en competencia Fassi, Zamolo y La Tota Santillán.

Serafín Zubiri, uno de los personajes más queridos de Bailando por un sueño (ShowMatch, Canal 13), quedó eliminado del programa en el ritmo adagio latino. Natalia Fassi, Sofía Zamolo y La Tota Santillán habían sido salvados —en este orden— por el jurado. Y en la definición del público, entre dos pesos pesado, ya esta madrugada, Marcelo De Bellis obtuvo el 59 por ciento de los votos. En su despedida, Zubiri dijo: "Tengo 44 años; no me queda vida suficiente para agradecerle a la Argentina todo lo que me ha dado"

Fue una noche de "batacazos", palabra desconocida por Zamolo, a quien Tinelli debió explicarle que significaba algo así como "noche de sorpresas, de resultados inesperados". De hecho, Fassi, una de las candidatas a la eliminación, fue la primera salvada, por unanimidad. A continuación, Sofovich anunció que la segunda definición demostraría que el jurado no era misógino: imagínense la cara que puso Zamolo. De haber imaginado qué quería decir, habría razonado que ella iba a ser la salvada.

Cuando escuchó su nombre, se sorprendió y dijo: "Es una alegría enorme. No me estuve sintiendo bien en todo el día. El tema del cansancio me jugó en contra. No somos bailarines y no estamos acostumbrados a este ritmo. Nos vemos en el Jive (el próximo ritmo)". En tercer lugar, fueron salvados La Tota Santillán —seguido por una nutrida hinchada— y Virginia Dobrich. Santillán, que le había dicho a Tinelli que estaba analizando la posibilidad una nueva operación gástrica para bajar de peso, admitió: "Uno no sabe bailar. Como dice Gerardo, uno es un buen acompañante".

Antes de la definición, cargada de tensión, De Bellis —un sobreviviente de diez sentencias— elogió a Zubiri, dijo que prefería quedar eliminado y que ignoraba por qué lo respaldaban tanto. Después, Tinelli anunció que había un record de mensajes de texto y llamados: 380.000. Y dio el nombre del participante que no seguiría. Zubiri tomó la decisión con una sonrisa y un mensaje optimista, fiel a su estilo.

TE PUEDE INTERESAR