Lagrimas de cocodrilo - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Lagrimas de cocodrilo

Cómo no se va a largar a llorar a moco tendido la bellísima Jessica Cirio si ayer quedó eliminada de Bailando por un sueño, la vidriera que la mantenía más vigente que nunca; y para colmo el jurado eligió salvar al pata de palo de La Tota Santillán.

Como haciendo un sentido homenaje a "La llorona" Mariana de Melo, Jessica Cirio se sentó al lado de Jorge Rial en el estudio de "Intrusos en el espectáculo" y rompió en llanto. No se sabe qué fibra sensible le entró en función y quedó con el maquillaje corrido como El Guasón.

"Es muy complicado esto que me pasa y no se si puedo hablarlo", gimoteó Cirio para hacer sufrir a Rial ante la ausencia de declaraciones explosivas y metiendo la cola para que alguna diga las palabras mágicas de que algunos de los participantes tiene privilegios.

La cosa que tanto ella como Sofía Zámolo, la otra echada a la calle en la emisión de ayer, mascullaban broncas por haber sido La Tota Santillán el salvado en lugar de alguna de ellas dos. Y a pesar de que ayer se hablaron, Rial dio a entender nuevamente que las contratadas por Gerardo Sofovich están predestinadas a ser salvadas durante el duelo.

Contratos que se deciden al aire, venganzas que se hacen carne en puntajes. La cosa es que cuando los intereses comienzan a ser cruzados, siempre alguien termina llorando a moco tendido. Esta vez le tocó a Jessica Cirio ¿quién será la próxima?

TE PUEDE INTERESAR