Los sapos ¿pronostican terremotos?

Un estudio británico indica que los sapos podrían "pronosticar terremotos. ¡Insólito pero real!

Al parecer, todo indica que los investigadores sobre desastres naturales y meteorológicos encontraron un nuevo ayudante en sus pronósticos: los sapos.

Y es que los investigadores observaron en un criadero de Italia que cinco días antes a un intenso sismo, se producía un éxodo masivo de sapos. Esto indica que los anfibios podrían sentir los cambios ambientales, imperceptibles para los seres humanos.

Los investigadores estudiaban los animalitos en el centro de Italia cuando advirtieron una fuerte declinación en su número en el lugar. Días después se produjo un terremoto de magnitud 6,3 que mató a centenares de personas y causó destrucción en el pueblo de L Aquila.

Según las conclusiones, parece ser que "los sapos son capaces de detectar indicios pre sísmicos como la emisión de gases y partículas cargadas y usarlos como una forma de sistema de detección anticipada de terremotos", dijo la investigadora Rachel Grant.

Intrigados por la desaparición de los sapos en medio de la época de celo, los científicos rastrearon la población de los anfibios en los días siguientes.

Hallaron que el 96% de los machos -que superan por mucho a las hembras en los lugares de acoplamiento- abandonaron el lugar, a 74 kilómetros (46 millas) del epicentro del terremoto, cinco días antes del sismo el 6 de abril de 2009.

"Un día después del terremoto, todos empezaron a regresar", dijo Grant, la autora principal del estudio. Una posibilidad, explicó, es que los animales sienten un cambio en la cantidad de gas radón emitido por la Tierra debido a la acumulación de presión antes de un temblor.

Los científicos también supusieron que los animales son capaces de detectar sismos menores imperceptibles para los seres humanos, o que sienten señales eléctricas emitidas por las rocas bajo la presión anterior a un terremoto.

Grant agregó que esa sensibilidad podría ser resultado de millones de años de evolución que permite a los sapos trasladarse a terreno más seguro.