Cindy Crawford contraataca

El chantajista de Cindy Crawford quiere entregarse. Amenazó a la modelo con distribuir unas fotos de su hija si no le pagaba 334.000 euros, pero ahora da marcha para atrás.

El germano-turco que exigía 500.000 dólares a la modelo estadounidense Cindy Crawford a cambio de una foto de su hija de siete años maniatada en una silla, quiere entregarse a la policía alemana, informó la edición digital del popular diario Bild.

El individuo, de 26 años, domiciliado en la región de Stuttgart (sur del Alemania), con antecedentes por tráfico de drogas y otros delitos, se propone regresar en los próximos días desde Turquía para ponerse a disposición policial.

La fiscalía de Stuttgart ha abierto diligencias contra él por presunto chantaje y registrado su domicilio, en la población de Kirchheim. Según difundieron medios estadounidenses en días pasados, Crawford recibió varios correos electrónicos, enviados desde un ordenador de Stuttgart, en que se amenazaba a la modelo con vender a la prensa una foto de su hija si no le entregaba 500.000 dólares.

La foto fue tomada, según parece, cuando la niña jugaba a "policías y ladrones" con su niñera. El sospechoso robó la fotografía de la vivienda de la empleada de Crawford en Estados Unidos, país del que fue expulsado a mediados de septiembre. Crawford alertó de inmediato al FBI, que tras seguir el rastro al emisor del correo electrónico pasó el aviso a la policía de Stuttgart.