Jugar al doctor, pero en serio

Para los que les gusta montar escenas médicas y no se conforman sólo con disfraces, ahora pueden convertirse en ginecólogos casi como los de verdad.
Era nuestro juego de niños: yo soy el doctor y vos el enfermo. Era una excusa para toquetearse un poquito. Pero ahora parece que alguien se tomó el juego más enserio y decidió lanzar un espéculo de ginecólogo al mercado.

Para los que no están en tema, el espéculo es la herramienta fundamental del ginecólogo. Si hay revisación ginecológica, hay espéculo. Es un adminículo, a estas alturas de plástico descartable, que se inserta amablemente en la vagina y que permite abrirla y ver hacia adentro. Un viaje emocionante.

Así que ahora todos aquellos que no son ginecólogos, pero que les calentaría serlo, pueden jugar con un espéculo parecido a los de verdad. Lo pueden comprar en Amazon, por ejemplo, y sale apenas 10 dólares. Es de plástico, pero no descartable, viene con un frasquito con un líquido para limpiar el chiche y con lubricante.

Lo importante es que permite abrir la vagina, según dice el blister, hasta 10 centímetros. Todos sabemos que es un órgano muy elástico, pero a mí me daría un poquito de impresión. Veremos qué piensan los aspirantes a ginecólogos toqueteros. Ojalá que estimule y no todo lo contrario.