Una casa "colgada" de una pared

¡Sí! Unos artistas brasileros colgaron literalmente una casa en una pared y está abierta al público.

Dos artistas plásticos brasileños resolvieron abrir sus vidas a los que circulan por el centro histórico de Río de Janeiro y montaron una casa abierta al público... colgada de una pared a cinco metros de altura.

Tiago y Gabriel Primo, de 27 y 20 años, respectivamente, pasan varias horas al día en la sencilla vivienda que adosaron a la pared de la galería de arte A Gentil Carioca, en pleno centro histórico de Río de Janeiro.

La obra "no tiene mensaje", explicó Gabriel, cómodamente sentado en una silla blanca en la parte baja de la instalación, que se expone hasta agosto y cuenta también con dos camas, televisión, un sillón y una muy carioca hamaca.

"No teníamos nada en mente además de llenar este espacio", aseguró el artista, explicando así el sentido de la idea que es, simple y modestamente, convivir con los peatones de una forma original.

Gabriel Primo, atado al muro con implementos de rappel , como se denomina al deporte que consiste en escalar verticalmente, afirmó que le gusta atender a las reacciones de quienes pasan por el lugar, que por decenas se detienen a ver la singular expresión artística ideada por su hermano. "La gente pregunta si es una protesta. Otros se quedan 10 minutos parados sin decir nada. Un niña le preguntó a su madre ¿mamá por qué ese hombre está contra esa pared? , y la madre respondió: Hija, porque los brasileños tienen una forma especial de darse contra la pared ", recordó.

Paulo César, de 57 años, se detiene a mirar la obra. "De la nada sacó algo inteligente. Los brasileños tienen esa facilidad de crear algo de la nada. Es un tipo inteligente", afirmó.

El proyecto forma parte de una iniciativa más amplia denominada "pared gentil", que comenzó hace cuatro años para "abrir un diálogo entre el arte contemporáneo y el público en la calle", explicó Marcio Botner, uno de los propietarios de la galería, que consiguió el patrocinio de coleccionistas privados para efectuar para la instalación.

Esta obra en particular plantea la cuestión de "cómo y dónde se vive", señaló Botner, y busca ser un "incentivo" para que personas que tal vez no tuvieron acceso a una buena educación, se formulen preguntas sobre el arte.


(AFP)