Un celular con toda la música

Probamos el EM35 de Motorola, diseñado para escuchar música, viene con el último disco de U2 y trae sistema operativo Linux. Sus principales características.

Desde el lanzamiento del iPod, y posteriormente del iPhone, el mercado de los teléfonos celulares derivó, sin lugar a dudas, hacia equipos que quieren parecerse a los grandes hitos en materia tecnológica de los últimos años. No es la excepción este modelo de Motorola, que incluye como novedad la rueda de navegación que impuso el iPod hace ya unos años.

Se trata de un celular slider, es decir que la tapa se desliza para revelar el teclado. El diseño es simple pero sólido, no ofrece problemas al utilzarlo con bastante asidiudad, sin partes que oscilen o se traben. La pantalla es de 1,8 pulgadas, bastante nítida y con colores brillantes.

Desde el vamos, el hecho de que venga con No Line on The Horizon, el último disco de U2 cargado, convierte al MotoROKR EM35 en un equipo ideado para los fanáticos de la banda irlandesa. Pero si a alguien no le gusta demasiado la música de U2, tiene otras opciones.

Por empezar, con una tarjeta de memoria microSD de 2 GB (que viene incorporada) entran muchas canciones, así que la discoteca se puede elegir a gusto. El manejo de la biblioteca musical es bastante sencillo, ya que las canciones se cargan al equipo desde el Windows Media Player 11, simplemente arrastrando y soltando en cuestión de segundos. Reproduce los archivos AAC, AMR NB, MIDI, MP3, y WAV.

También incluye radio FM, pero con una salvedad: al contrario de otros modelos, la radio se puede escuchar sin necesidad de conectar los auriculares. Obviamente, tanto la música y la radio no se apreciarán con gran calidad con los parlantes del teléfono, pero son una alternativa decente si de repente no se encuentran los auriculares por ningún lado. Con ellos puestos, el sonido se revela con gran calidad, especialmente gracias a la tecnología Crystaltalk, y a la ecualización. Los auriculares se conectan a través de un conector común de 3,5 mm. Para seguir con la música, trae el sistema MotoID, que permite grabar unos segundos de una canción de la radio o de otro equipo e identificarla.

La rueda de navegación permite moverse sin dudas a mayor velocidad por las determinadas opciones del equipo. Pero lleva tiempo acostumbrarse. Para menúes con pocas opciones, el deslizamiento resulta demasiado rápido, y cuesta enfocarse sobre un punto en particular. Por el contrario, a la hora de buscar una canción o un contacto entre cientos, resulta de extrema utilidad. Por su parte, el teclado tiene relieve y es cómodo, aunque a veces sea necesario oprimir con fuerza las teclas.

El sistema operativo es Linux, y es cómodo para manejar y moverse por las distintas opciones. Una de las ventajas es la posibilidad de hacer multitasking, con lo cual es posible, por ejemplo, escuchar música mientras se juega. Incluye además reconocimiento de voz que no requiere grabar las voces primero, sino que el reconocimiento lo hace en forma automática.
La cámara de fotos integrada, de 3,1 megapixeles, permite sacar fotos de buena calidad. Sin embargo, no trae flash, por lo que las imágenes con poca luz no se apreciarán con la suficiente nitidez.

Trae 110 MB de memoria interna, Bluetooth, varios juegos, pero no conexión a Internet 3G o Wi Fi, sólo GPRS. Su peso es de 116 gramos, algo pesado para su categoría. El otro gran punto negativo es la duración de la batería. En modo teléfono rinde, pero si se quieren usar las aplicaciones multimedia (y para eso fue pensado), la duración merma considerablemente, teniendo que llevar el cargador encima por las dudas.