¿Hinchas monitoreados?

Ante la ola de violencia en el fútbol colombiano, el alcalde de Cali propuso que les pongan un "microchips" a los barras bravas. ¿Es lo que viene?

El alcalde de la ciudad colombiana de Cali, Jorge Iván Ospina, propuso insertar "microchips" a los miembros de las barras bravas del fútbol como una medida para detectarlos en los estadios y prevenir los actos de violencia.

Ospina hizo la propuesta después de que hinchas agresivos invadieran el miércoles pasado la cancha del estadio Pascual Guerrero, en un partido entre el Deportivo Cali y el América, y se enfrentaran entre sí con un saldo de 16 heridos, entre ellos seis policías. "¿Por qué no insertamos unos microchips a los barristas (sic) para saber en qué tribuna están y a qué se dedican durante los encuentros?", se preguntó el alcalde durante un debate de las autoridades de Cali que buscan fórmulas para erradicar la violencia de los estadios.

Agregó que está "dispuesto a llegar hasta donde sea para erradicar la violencia en el fútbol".

Las autoridades dijeron que algunos de los aficionados que protagonizaron la pelea en el Pascual Guerreo estaban supuestamente bajo los efectos de las drogas y el alcohol, y utilizaron armas blancas y de fuego, palos, botellas y piedras.

Como primera medida, el alcalde de Cali decidió prohibir hasta noviembre el ingreso al estadio de los miembros de las barras bravas y hacer un censo para identificar y determinar el número de hinchas, además de incrementar el precio de las entradas en las tribunas populares.