"Bienvenidos a mi mundo"

Protagonizó la película de Lucía Puenzo y se prepara para trabajar en el nuevo film de Lucrecia Martel. Lejos de la tele, la actriz sorprende en teatro y cine con personajes controvertidos. Para conocerla mejor, nos adentramos en su mundo durante una semana.

Rea, provocadora y varonil. Así se podría describir a Alex, la protagonista de XXY, ópera prima de Lucía Puenzo que sacudió hace poco la cartelera porteña con un éxito insospechado y que, como si fuera poco, obtuvo copiosos elogios en el último Festival de Cannes. Inés Efron no se parece en nada a su personaje: con 23 años, es una de las actrices en ascenso más interesantes de la escena local -surgida del mismo semillero que Nahuel Pérez Biscayart, Violeta Urtizberea, Julieta Zylberberg y Martín Piroyansky- y se muestra agradable, aniñada y femenina. Lleva una vida bastante más normal que la de Alex y reparte el tiempo entre su familia y las salidas con amigos, que registró durante unos días con la cámara de Ciudad.com.

Pero, ¿de dónde salió esta chica de ojazos verdes que hipnotiza desde la pantalla grande? Debutó en la obra Poses para Dormir, saltó al cine de la mano de Alexis dos Santos en Glue, creció en Cara de Queso y llegó, finalmente, al protagónico con el film de Puenzo. Efrón: "XXY fue fuerte, me trajo cosas que estoy viviendo por primera vez: la gente me saluda por la calle muy emocionada y para mí es algo muy loco. En Cannes, por ejemplo, firmé un montón de autógrafos. Como no sabía muy bien de qué se trataba, me tuvieron que enseñar que no tengo que poner mi firma verdadera, porque es peligroso. ¡Ahora ya aprendí!".

¿Y qué depara el futuro inmediato? Mientras sigue en Sueño con Revolver (una de las obras que conforman la trilogía que Lola Arias presenta jueves y domingo en el Espacio Callejón), se prepara para trabajar en La mujer sin cabeza, el nuevo film de Lucrecia Martel, que protagonizará María Onetto.

Si el acontecer natural de los hechos quiso que su popularidad fuera in crescendo, la gran pregunta es si se la verá pronto en la televisión. "No lo sé, por ahora nadie me propuso hacer tele", dice ella. "Mi trabajo fue virando en algo más cinematográfico y yo estoy muy contenta con eso. La verdad, no sé bien qué se produce en tele, porque no miro. Sé que hay cosas muy malas y cosas buenas. Pero no me cierra mucho, no me tienta... es decir, no es algo en lo que pienso. Para nada".