Jolgorio platense

La banda de La Plata se presentó el sábado en su ciudad ante cinco mil personas que coparon el Estadio Atenas. Nuevo guitarrista, invitados y un show a todo ritmo fueron algunos de los condimentos que conformaron la presentación oficial de su primer disco en vivo: "El Rock de mi Vida".
Volver a casa siempre es especial. Nostalgia, responsabilidad y nervios eran sólo algunas de las tantas sensaciones que recorrían los cuerpos de los integrantes de Guasones, el sábado pasado. La banda platense tocó en el Estadio Atenas, casualmente donde habían sido locales por última vez, casi diez meses atrás. El motivo del reencuentro no era un dato menor: la presentación del primer disco en vivo, "El Rock de mi Vida", grabado en noviembre, en Obras. El calor de las cinco mil personas que colmaron (se agotaron las entradas) el lugar se empezó a sentir desde más de una hora antes del comienzo del show.

Cantitos, banderas agitándose y ansiedad general calentaban el ambiente y, de paso, hacían olvidar la insistencia de la lluvia por reinar en las calles. Mientras tanto, en el camarín, los músicos comían alguna que otra empanadita, tomaban unos tragos y se preparaban, en un clima muy relajado, para lo que minutos después iba a ser un gran "Bruto Jolgorio", como lo denominan sus seguidores. Por la reciente salida del guitarrista Martín Wrotniak, aparecía como invitado Gonzalo Disonuevo. El violero de Reina Venus esperaba su debut en Guasones con suma tranquilidad, en un costado, serio y en la búsqueda de concentración. El cantante y líder del grupo, Facundo Soto, bromeaba y se movía de un lado a otro. La previa giraba alrededor de un humor inmejorable.

¿Cábalas antes de subirse al escenario? "Antes de salir, al baño. Siempre", contó el baterista Damián Celedón, más conocido como Starky. En ese aspecto, a Maxi Tymczyszyn, guitarrista, le alcanza con comer y tomar algo. "A esta altura no creo que haya ninguna cábala", dice, sonrisa de por medio. Soto pasa por delante de la cámara y levanta sus pulgares. Todo está diez puntos. La temperatura en la habitación, que funciona como vestuario, es la justa. Aunque el cosquilleo en el estómago no se puede negar. "El día que no sienta nervios, no toco más", agrega Starky, contundente. Se acaba la espera. Es la hora señalada.

En el campo y las populares, la gente saltaba y gritaba por la aparición de la banda. Soto (voz, armónica y guitarra acústica), Maxi (guitarra y coros), Esteban Monti (bajo y coros), Starky (batería), Disonuevo (guitarra), Fernando Muto (percusión), Federico Viña (armónica) y Yamil Salvador (teclados), quien festejaba su cumpleaños de manera muy especial, ya estaban listos para llenar de rocanrol a un público que a esa altura volaba de ansiedad. "Desiree (Parte II)", del segundo disco ("Con la casa en orden"), dio inicio al recital, cuando el reloj marcaba las 21.32.

El arranque fue, como suele hacerlo Guasones, al palo. "Descuida má, sólo son ratas", "Me muero", "Con la casa en orden" y "Sueños son" continuaron con un show que prometía una lista tan cambiante como completa. También pasó "Estupendo día" con El Demonio (Martín Seitu) como invitado en guitarra. Después de los primeros diez temas y la clásica mención de Soto a Maxi, llegó el primer descanso y las baladas se encargaron de bajar las revoluciones en Atenas. "Flores negras" y "Es tarde" resaltaron las voces femeninas y, para no perder la costumbre, muchas mujeres se subieron a los hombros de quienes aceptaron cargarlas. Antes, el cantante presentó al guitarrista invitado, Gonzalo Disonuevo, quien pasó "la prueba" con altura. Y luego, fue el turno de una versión algo rara de "Hombre del sur", un poco más blusera y con el ritmo más marcado que la original, "Baila baila" (canción que no tocaban desde hacía un largo tiempo), "Amaneciendo" y "Dame".

El corte le dio paso al set acústico, tras el cálido saludo de siempre de la gente a Starky con el tradicional "Oy oy oy oy, es el Starky Rocanrol". Con los músicos sentados en bancos altos y un clima entre distendido e informal, sonaron "Chica de ojos tristes" (sólo cantó el público), "Reyes de la noche", "Josefina-Hombre de La Plata-Mr. Jones" (tal como está editado en "El Rock de mi Vida") y "Es triste". Ahora sí, la fiesta llegaba a su fin.

El cierre fue a todo trapo. "La Plata 6 AM", "Todavía", "La Flaca Pili y el Negro Tomás", "Lady Mary" (El Pota como invitado en la viola) "Un viento fuerte está soplando", "Gracias" (Soto saludó a Yamil por su cumpleaños) y "A mi lado" fueron la frutilla del postre para una noche perfecta entre Guasones y su gente.










Comentarios, dudas, opiniones: escribinos@ciudad.com.ar