Cinthia Fernández aclaró el episodio de los ravioles que enfureció a su suegra: "Eran sorrentinos y me dijeron que se calculaban cinco por persona"

La modelo visitó la mesa de Mirtha Legrand y relató cómo fue la reunión familiar, que desató la furia de la madre de Matías Defederico. ¡Dale play!

Cinthia Fernández habló en La noche de Mirtha sobre su suegra y los "ravioles de la disputa"

"Un día que voy en la semana, tengo que comer unos... ¡unos ravioles del ort… compró! Tres ravioles para cada uno, como si fuéramos negros...", había dicho la suegra de Cinthia, furiosa.

La última semana un nuevo escándalo estalló en la farándula e involucró a Cinthia Fernández y su marido Matías Defederico. Analía y Melanie Defederico, la madre y la hermana del futbolista, revelaron en Intrusos una interna familiar sobre la mala relación que mantienen con la modelo. En la mesa de Mirtha Legrand, Cinthia aclaró cómo fue la reunión de los Defederico que generó la bronca de su suegra.

"Un día que voy en la semana, tengo que comer unos... ¡unos ravioles del ort… compró! Tres ravioles para cada uno, como si fuéramos negros...", había dicho Analía Defederico a puro grito contra su hijo y la participante de Bailando 2015. La pregunta obligada llegó de la boca de Mirtha y Cinthia explicó qué pasó aquel día en el que habían planeado comer un asado en familia. "Llovía torrencialmente, y no iba a parar de llover, y Mati me dijo 'gorda, podés ir a comprar unos sorrentinos'. Le dije que sí, que no tenía problema, porque estaba su familia y había que recibirlos. Eran sorrentinos, no ravioles", relató.

"No sé calcular, pregunté cuántos traía y si iba a venir más gente. Me dijeron en la casa de pastas que se calculaban cinco sorrentinos por persona y yo pedí seis, por las dudas", relató Fernández. 

"Yo no sé calcular, pregunté cuántos traía y si iba a venir más gente. Me dijeron en la casa de pastas que se calculaban cinco sorrentinos por persona y yo pedí seis por persona, por las dudas. Y, aparte, compré para mí dos cajas de ravioles para la semana. Llegué y cocinó Mati. ¡Juro por la vida de mis hijas que sobraron ravioles y sorrentinos! Es muy bizarro lo que están haciendo. Es muy ridículo y yo lo cuento porque me causó gracia escucharlo, dentro de las cosas malas que dijo eso me causó gracia", contó la madre de las gemelas Charis y Bella, y la más pequeña Francesca.

Y fue por más contra su suegra y la hermana de Matías Defederico, que ya tiene asegurada su participación en Gran Hermano 2015. "Quedó en evidencia que la madre tiene un problema con la plata y que la hermana se calzó el mejor conjunto para estar en la televisión. Eso quedó en súper evidencia, porque soy la que menos explicaciones le va a tener que dar a mis hijas y a mi sobrina. Tengo mil cosas que decir sobre lo que opino como persona de ellas, pero yo no soy baja. No tengo esa mente enfermiza. Es una locura", terminó Cinthia Fernández.