Raquel Mancini, ex de Fabián Rodríguez, reveló los supuestos problemas del empresario: "Era adicto al dinero"

La exmodelo, que mantuvo una relación con el empresario -esposo de Nazarena Vélez- entre 2004 y 2009, contó los problemas que atravesó con él.   

Raquel Mancini reveló detalles de su relación con Fabián Rodríguez (Fotos: Web).
Raquel Mancini reveló detalles de su relación con Fabián Rodríguez (Fotos: Web).

"Pasamos cinco veranos juntos en Punta del Este y confirmo que jamás le interesó jugar. Su tema era que gastaba más de lo que tenía. Vivía en una nube que no era la realidad".

A poco más de un mes de que se cumpla un año del trágico suicidio de Fabián Rodríguez, Raquel Mancini decidió contar detalles de cómo fueron los años que compartió con el empresario ya que fue su pareja entre 2004 y 2009.

“Tengo los mejores recuerdos de él, pese a sus defectos y problemas; era buen tipo, pero tenía una adicción al dinero”, reveló Raquel en diálogo con Carlos Monti en el ciclo radial Bien arriba sobre los problemas del marido de Nazarena Vélez, que días atrás sufrió una crisis emocional ya que se habría enterado de los verdaderos motivos del suicidio de Fabián.

Él tenía una adicción. De hecho, iba a un grupo de adicciones al dinero. Al amor y ese tipo de cosas. La plata era uno de sus graves problemas. No lo hacía de cagador, era buena persona”, excusó.

"Él tenía una adicción. De hecho, iba a un grupo de adicciones al dinero. Al amor y ese tipo de cosas".

Mancini también aclaró que el problema de Rodríguez no tenía que ver con el juego: “Pasamos cinco veranos juntos en Punta del Este y confirmo que jamás le interesó jugar. Su tema era que gastaba más de lo que tenía. Vivía en una nube que no era la realidad. Siempre tuvo al padre que le solucionaba todos los problemas”, recordó. Y dio un ejemplo: “Lo de Flavia fue un caso. Él entró en la convocatoria por las deudas y el padre le levantó todo”.

Sobre la intimidad de la pareja y los problemas desatados, dijo: “No me gusta hablar de las personas muertas cuando hay gente sufriendo, como son sus hijos o Nazarena. Pero la verdad es que no era una persona prolija. Conmigo se mandó varias. Era mi contador y yo hoy sigo pagando una moratoria porque él no cumplió con un impuesto que era mío. Repito: tengo buenos recuerdos, pero tengo que pagar todos los meses", concluyó Raquel en un testimonio tan fuerte como revelador.