Andrea Ghidone y un tremendo cruce con la exniñera, presa por estar acusada de robar su casa: terminó descompensada

La vedette pasó un mal momento en Intrusos cuando su exempleada, Daiana García, llamó para dar su versión de los hechos.

Tremendo cruce en vivo de Andrea Ghidone con la acusada de robar su casa

Daiana le dijo a Andrea: "Había un tipo, contratado por no sabemos quién, para que a mí me viole y me cagu… a palos en la cárcel (…)Hablé con la persona que fue contratada. Viene capaz de tu entorno, no de vos. Sé que vos no lo harías".

Andrea Ghidone protagonizó un momento muy fuerte en Intrusos este viernes cuando se cruzó al aire con Daiana García, su exniñera y acusada de ser cómplice del robo que sufrió la vedette uruguaya en su casa el 13 de agosto.

Daiana y su pareja, Martín Martínez, se encuentran detenidos, acusados de llevar adelante el golpe en su hogar mientras Natasha, la hija de 8 años de la vedette, se encontraba en el lugar. En la última audiencia antes del juicio oral, el juez pidió que quedaran detenidos hasta el momento del juicio y les denegó la nulidad de las pruebas que los acusados habían solicitado.

Mientras hablaba del tema con Jorge Rial, Daiana se comunicó desde el penal de Ezeiza y pidió que cuidaran los datos del domicilio de su pareja, que habían sido filtrados en escuchas telefónicas: “No voy a hablar de la causa, porque ninguna de las dos podemos hablar de la causa y es un delito. Lo único que quiero aclarar y es lo único que me molesta, es que están poniendo en riesgo a mi familia”.

Entonces, Andrea le gritó: “¡Y vos pusiste en riesgo la mía! ¿Con qué derecho venís a pedir algo que nunca diste? ¿Qué venís a pedir? ¡Sacámela del aire! Te deseo lo mejor y que la vida te ayude”.

“Yo no estoy declarada culpable. Estoy detenida porque se está investigando. A mí y a mi familia le llegaron amenazas. Había un tipo, contratado por no sabemos quién, para que a mí me viole y me cague a palos (…)Hablé con la persona que fue contratada. No puedo decir quién fue. Viene capaz de tu entorno, no de vos. Sé que vos no lo harías”, denunció la joven y Guidone negó enfáticamente tener que ver con esa situación.

Cuando le pidieron que hablara con Andrea, Diana dijo: “No, no tengo nada para decir de ella, porque siempre se portó bien. Ella sabe que la amo a Natasha y todo lo que viví con ella. Esos son temas personales que no tienen nada que ver con la causa. Después del robo, hablé una sola vez con Andrea por WhatsApp cuando me fui a hacer unas pericias para decirle que estaba para lo que ella necesitara, y no me volvió a llamar para trabajar”.  

Ghidone le dijo: "No estoy haciendo una acusación aleatoria, se olvida que en la calle hay cámaras, que la vieron entrar con la persona que ingresó a mi casa y que ató a mi hija.Tengo una certeza absoluta de que vos fuiste la creadora de todo esto, no tengo ninguna duda de que  formaste parte y lo planeaste".

Muy enojada, Guidone le respondió: “No estoy haciendo una acusación aleatoria, se olvida de que en la calle hay cámaras, que la vieron entrar con la persona que ingresó a mi casa y que ató a mi hija. Te cuento que lamentablemente él entró con vos, ¿te acordás? Eso la cámara lo tiene registrado y él esperó a que mi mamá se fuera a mi estreno. Tengo una certeza absoluta de que vos fuiste la creadora de todo esto, no tengo ninguna duda de que formaste parte y lo planeaste. Ahora te preocupás por tu familia y los niños. Me encanta porque ésa es la Daiana que dejé en mi casa para cuidar a mi hija”.

La exniñera no pudo evitar quebrarse, y entre lágrimas expresó: “Es tu pensamiento, yo no quiero nada de tu plata. Soy la misma Daiana, no cambié, soy la misma que conoce a Natasha desde que tiene 2 años. Nadie me cambió, sigo siendo la misma que cuidó a tu hija y vos sabés lo que yo la quiero”.

Después del intenso cruce y luego de que Rial diera por finalizada la comunicación con García, Guidone habló unos minutos más, pero cuando el conductor presentó una publicidad, se retiró de su silla.

Acto seguido, Jorge le contó al público que Andrea se sentía muy mal y la cámara la mostró llorando desconsoladamente. De hecho, un médico se acercó para controlarla, ya que estaba descompensada, sentía que le faltaba el aire y no regresó al piso para continuar con la entrevista, en medio de un estado de shock provocado por la conversación con quien era su persona de confianza.