Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Santiago del Moro: "Mi viejo tenía una casa velatoria en lo de mi abuela, ahí vi cosas que me ayudaron a entender el significado de la vida y la muerte"

El conductor presentó su libro, en el que se anima a contar un poco más de su historia personal. Imperdible mano a mano con Ciudad.com.

Exclusivo: mano a mano con Santiago del Moro para Ciudad.com

"En el libro, entre otras cosas, cuento que mi viejo en un momento tenía una casa velatoria. Yo jugaba entre los cajones como si fuera parte de mi rutina. Hasta que un día se murió mi bisabuela y vi que toda la gente que yo quería, estaba llorando sobre ese cajón, tomando café y todo".

A pesar de ser uno de los conductores del momento, Santiago del Moro (36) tiene un perfil bajísimo. Poco y nada se sabe de su vida personal, pero el líder de Infama, Intratables (ambos por América) y Mañanas campestres (por FM Pop) se animó a patear el tablero y escribir un libro totalmente autorreferencial en el que cuenta la historia de su vida -desde su pasado en Tres Algarrobos, su ciudad natal, hasta su presente- y también hace un repaso por la realidad política argentina: Santiago del Moro, Intratable.

Del Moro no sólo volcó gran parte de su historia personal en un libro ideal para las vacaciones de verano, de lectura entretenida y rápida, sino que también recibió a Ciudad.com para charlar un poco más de sus nuevos proyectos laborales, además de adelantar algunas de las mejores anécdotas compiladas en su más reciente obra.

-¿Cómo te sentís con el libro en tus manos?

-Estoy feliz, fascinado. Ha sido una experiencia súper movilizadora. Cuento muchas cosas mías, todas mis experiencias para llegar a los medios. Lo que me movilizó a escribirlo fue justamente eso, que mucha gente me preguntaba todos los días cómo había hecho para llegar.  Lo pensé para los pibes que están estudiando y quieren trabajar de esto. En la primera parte cuento desde donde arranqué y dónde estoy en este momento; y en la segunda, todos los pormenores del mundo político que me tiene fascinado.

-Una de las mejores anécdotas del libro es la que narrás sobre el trabajo más raro de tu papá. ¿Podés adelantarnos un poco?

-Cuento que mi viejo en un momento tenía una casa velatoria en lo de mi abuela. Yo jugaba entre los cajones como si fuera parte de mi rutina. Hasta que un día se murió mi bisabuela y vi que toda la gente que yo quería estaba llorando sobre ese cajón, tomando café y todo. Ahí entendí un poco el significado de la vida y la muerte. Lo que no puedo creer es cómo mi viejo me dejaba jugar entre los cajones como si fuera algo natural. Un tabique dividía la casa velatoria del cuarto donde yo dormía, entonces escuchaba a la gente llorar, olía el olor del café, pero nunca lo asimilaba con la vida o la muerte, hasta que me tocó en carne propia velar a un familiar.

"Marina Calabró es mi hermana del aire. Hablamos mucho su ida a Intrusos, ella me dio sus razones y yo la banco en todo".

-A pesar de que sos un tipo muy reservado, te la jugaste y contaste un poco más de tu vida. ¿Cómo lo viviste?

-Sentí que era el momento de contar un poco de mi historia, hablo de mi debut sexual, que Mirtha Legrand no me dejó contar el otro día en su programa, ja. El primero fue a mis 9 años y ahí sólo pude "apoyar" un poquito y después llegó el real (a los 14). Hablo de lo que era la vida en un pueblo en donde uno añoraba trabajar en esto. Hablo del Telefe de los '90 con toda esa cosa colorida que tenía, también cuento episodios que me han tocado transitar en vivo, como cuando tuve que anunciar la muerte de Romina Yan. Tantas cosas que uno ha ido viviendo y que las plasmé acá.

-El libro se lo dedicás a las tres mujeres de tu vida: María, tu mujer; y tus hijas Amanda (1) y Catalina (4), a quien conocimos más en estos días por su fanatismo por Mirtha Legrand. ¿De dónde le surgió?

-Es que mi hija Catalina no para de hablar. Un día vino muy preocupada porque Mirtha se había quebrado y a partir de ahí le empezó a seguir la historia clínica. Ella iba hablando, yo la iba grabando y pasaba los audios en la radio. A través de Nacho Viale, Mirtha los escuchó y un día le respondió. Ella lo pasó en su programa y yo también, porque me dio rating, ja, ja. ¿Para qué te voy a mentir? Yo conozco muchos programas que cuando se les cae el rating ponen a los hijos para subirlo...

-La famosa matar a la madre por un punto de rating...

-Yo por ahora no lo he hecho, pero dentro de poco...

-Hablando de rating, en el libro hablás mucho del minuto a minuto, del que sabemos que sos fanático.

-No es que sea fanático, ja. Es como si ponés una zapatería y decís "no me interesa vender zapatos".

-Bueno, pero Mirtha Legrand, por ejemplo, les tiene prohibido a sus colaboradores que le pasen los números en vivo.

-Pero Mirtha está hecha, consagrada, rica, todo. Un poco más, un poco menos a Mirtha no le hace nada, pero a nosotros sí. El número todos los días termina siendo viejo. Si hoy te fue más o menos, mañana te irá mejor y así. Termina siendo nuestro pan. Tenés que luchar para que medianamente te vaya bien.

-Respecto del trabajo: ¿vas a dejar Infama por el verano o definitivamente?

-Por el momento dejo Infama sólo por un rato, por el verano. Además, voy a hacer Intratables de domingo a viernes de 22 a 24 horas, todo el verano. Por el momento es lo único que sé. Esto cambia minuto a minuto como el rating, así que hay que disfrutarlo. Polino creo que firmó para hacer el verano, la mejor con él que es el encargado de seguir adelante con Infama. Yo dejo dos grandes valores que son Marina Calabró y Marcela Feudale. Son dos compañeras de lujo. Infama es como una familia. Hemos sacado ese programa adelante y hemos trabajado con el corazón.

"En Intratables muestro lo que soy. No quiero ser periodista político, a lo mejor el año que viene estoy conduciendo un programa de juegos. Durante el verano vamos a ir de domingo a viernes de 22 a 24 horas".

-¿Qué opinás sobre la ida de Marina Calabró a Intrusos?

-Es mi hermana del aire. Lo hablamos mucho, ella me dio sus razones y yo la banco en todo.

-¿Cómo te preparás para Intratables en un año caliente por las elecciones 2015?

-Estoy tratando de no escuchar ni decir nada antes de llegar a Intratables por esta previa al año electoral. No quiero que me llamen los políticos ni nada. No le creo mucho a ninguno de los políticos. Yo creo en el político para armar, con un poquito de cada uno. Veo a Intratables como un reality show para llegar el día de la votación habiendo elegido al candidato. Hasta el momento ninguno de los tres (Mauricio Macri, Sergio Massa, Daniel Scioli) me gusta para poner el voto, si no lo diría. En Intratables muestro lo que soy. No quiero ser periodista político, a lo mejor el año que viene estoy conduciendo un programa de juegos. Hoy me tocó hacer esto y lo disfruto, no mucho más.

-Por último: ¿qué le decís al público para que compre tu libro?

-Que lo lean, arrancó muy bien. ¡Les va a encantar, se los recomiendo!