Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El problema doméstico de Gastón Recondo: ¡sus vecinos no lo dejan dormir!

El periodista, papá de un bebito de tres meses, contó en el programa radial Levantados de Diez que padece ruidos molestos. Se quejó con el consorcio, tomó cartas en el asunto y ¡hasta llamó a la policía!

El problema doméstico de Gastón Recondo: sus vecinos no lo dejan dormir y llamó a la policía (Foto: Web)
El problema doméstico de Gastón Recondo: sus vecinos no lo dejan dormir y llamó a la policía (Foto: Web)
El problema doméstico de Gastón Recondo: sus vecinos no lo dejan dormir

"Los pibes, a las 2 de la mañana de un martes, están cantando y zapateando", adelantó Gastón. "Le gritan los goles contra River...", sumó Beto.

Habiendo recibido a su cuarto hijo, Juan –próximo a cumplir 3 meses-, Gastón Recondo (40) y su mujer, Valeria Marcovecchio (27), no pueden dormir. Y no por el llanto de su pequeño bebé, sino por los disturbios vecinales, provenientes, puntualmente, de un departamento en el que "viven de fiesta", según su queja pública.

Desde el programa radial Levantados de Diez, del cual forma parte como panelista, el periodista fue indagado por Beto Casella sobre su poco descansar. "Viene sin dormir", manifestó el conductor. Luego amplió con humor: "Gastón está torturado. Le gritan los goles contra River. Le encontraron la vuelta", dijo, dándole paso a su compañero para emitir su descargo.

Con un tomo de voz entre fastidiado y resignado, Recondo señaló: "Con esos gritos no pasa nada. El tema es cuando a las 2 de la mañana, de un martes, diez pibes están cantando y zapateando. Ya hablamos con la administración. Tengo un bebé y una madre que duerme apenas si puede. Pero yo ya no hablo más".

"El otro día le mandé un policía a las 4.30 de la mañana. ¿Y sabés lo que hicieron con el policía? Se le cagaron de risa. Estaban todos dados vuelta".

Su padecer fue escuchado atentamente por sus colegas, quienes sumaban sus experiencias de consorcio, incentivándolo a que encare medidas al respecto. Pero Gastón ya tomó cartas en el asunto, y todo sigue igual.

"El otro día le mandé un policía a las 4.30 de la mañana. ¿Y sabés lo que hicieron con el policía? Se le cagaron de risa. Estaban todos dados vuelta. El policía me dijo: 'Los tendría que llevar presos a todos, pero son como 100 personas'. Esas fiestas dan miedo", concluyó, sin esperanzas de que la situación mejore.