Amalia Granata se separó de Juan Pablo Dematteis: "Ya no tengo más lágrimas con todo lo que lloré" - Ciudad Magazine

Amalia Granata se separó de Juan Pablo Dematteis: "Ya no tengo más lágrimas con todo lo que lloré"

La panelista de El Chimentero 3.0 habló con Ciudad.com de su ruptura, tras cuatro años de romance. Su palabra.

Amalia Granata y el fin del amor con Juan Pablo Dematteis. (Fotos: Web)

A veces, el amor no es suficiente para mantener unidas a dos personas. Tras cuatro años de romance, Amalia Granata se separó de su novio, Juan Pablo Dematteis. La ruptura ocurrió hace un mes, pero la pareja quiso manejar el tema con discreción hasta comunicárselo a Uma, la hija que la panelista de El Chimentero 3.0 tuvo con el futbolista Christian “el Ogro” Fabbiani.

"Bajé cinco kilos y me vino bárbaro. La angustia me vino al pelo, ja ja ja. Ya hice mi duelo y mi pareja también. Uma también lo asimiló y por eso lo contamos".

Amalia y Juan Pablo convivieron bajo el mismo techo por más de dos años y el joven ya abandonó el hogar. Granata habló con Ciudad.com del difícil momento y aclaró que la separación se dio en los mejores términos.

- ¿Cómo estás viviendo la ruptura?

- Recién ahora se hizo pública, pero fue hace un mes. Ahora lo vivo con tranquilidad, ya no tengo más lágrimas con todo lo que lloré, bajé cinco kilos y me vino bárbaro. Tenía unos kilos de más y la angustia me vino al pelo, ja ja ja. Ya hice mi duelo y mi pareja también. Uma también lo asimiló y por eso lo contamos. La relación está más que bien, incluso ayer lo estuve ayudando con cosas de su nueva casa. Súper bien.

- ¿Te tomó por sorpresa o se venía gestando?

- No, no, no. Ya desde junio que veníamos peleándola, pero no pudimos. De hecho, nos fuimos a Cuba para tratar de remontar la situación, pero bueno, nada. Cuando hay un desgaste y no se puede, no se puede. Y la verdad, como nos llevamos tan bien y nos quisimos tanto, hablamos para terminar en buenos términos y así estamos, por suerte.

"Desde junio que veníamos peleándola, pero no pudimos. Cuando hay un desgaste y no se puede, no se puede".

- ¿Fue difícil comunicárselo a Uma?

- Si, fue difícil. Habló él, después hablé yo, ella lo tomó bien, después se puso un poco triste. Pero como ve que la relación entre nosotros es buenísima, está súper tranquila. Además, lo llama y lo ve las veces que quiere.

- ¿Crees que es un punto final?

- Eso no lo puedo decir, no sé… Estamos mucho mejor así me parece. Por el momento… Ayer estuve toda la tarde con él ayudándolo con cosas de su casa, la mejor. Lo momentos críticos de angustia ya los pasamos y estamos en una etapa tranquila.

- ¿Fue una decisión conjunta?

- Si, de los dos. Más de él que mía, pero bueno, después fue los dos. De mutuo acuerdo, lamentablemente. Si tiene que ser será y si no por algo pasó. Lo bueno es que tenemos una excelente relación, eso está intacto.

"Fue una decisión de los dos. Más de él que mía, pero bueno, después fue los dos. De mutuo acuerdo, lamentablemente".

- Me sorprende que, más allá de la buena relación, lo ayudes con su casa nueva.

- Si, obvio. Con todo lo que nos amamos nosotros y la familia que formamos, o sea, ¿cómo no lo voy a ayudar? Me parece que es lo normal, yo no termino mal con mis parejas. El padre de mi hija es una excepción, pero porque él tiene un tema con la cuota alimentaria y ese es mi único conflicto. Si no, no tengo ningún tipo de problemas. Me parece que es lo más sano, no sé si podría cargar con una mala relación con él, más que nada por lo que construimos y lo que vivimos. Estoy re bien, ahora me voy el fin de semana a Rosario con amigos y me la traigo a vivir a mi mamá conmigo.

- ¿La mudanza de tu mamá estaba planificada?

- No, fue por la separación, como voy a estar sola con Uma viene a ayudarme. La verdad es que la extraño y viene unos meses a hacerme compañía porque necesito cariño y que me mimen un poco. Lo que más tranquila me deja es lo bien que terminó la relación.

TE PUEDE INTERESAR