El regreso de Susana Giménez: lejos de la polémica y cerca del público

Por Mercedes Barradas. La noche del miércoles marcó la vuelta de la diva de los teléfonos a una televisión convulsionada.

El regreso de Susana Giménez: lejos de la polémica y cerca del público.
El regreso de Susana Giménez: lejos de la polémica y cerca del público.

Una tigresa que irrumpe en el espectáculo. Lejos de ser la del Oriente, así se presentó Susana Giménez en la noche de su debut.

Volvió Susana y volvió con todo. La nueva temporada del programa de la reina del living midió en su noche de estreno 21.3 puntos de promedio de rating. Un muy buen número considerando las diluidas cifras que se cosechan desde hace años con la llegada del cable a los hogares y la TV a libre demanda. Pero más allá de las planillas del minuto a minuto, el gran ganador de la noche fue el televidente.

La apertura del gran show devolvió a la Su a un ámbito que la extraña: el teatro y los musicales. La rubia de América desplegó todo su glamour sobre las tablas del Maipo para regalarnos un ratito de emoción con su clásico repaso del año cantado y los pasitos coreográficos para la tribuna a cargo de un histórico: Marcelo Iripino.

Pasada la presentación oficial, llegó ella. Impecable con vestido brilloso color nude, volvió a brillar la pantalla y la temporada número 27 desembarcó en la TV. Con invitados de primer nivel y el cabalístico Ricardo Darín, Susana mantuvo en su living blanco la atención de la platea televisiva, convirtiéndose en el programa más visto del día y cosechando un tendal de menciones en las redes sociales.  

Hubo tiempo para todo: desde agradecer las flores y presentar los concursos que van a ser las mieles de este año, hasta disparar un par de críticas camufladas de simpatía al gobierno. La Giménez entretiene con cada palabra, con cada gesto. Todo es parte del show y ella es el show.

Mucho se habló de la elección del día que le toca en la grilla a la diva de los teléfonos. ¿Por qué Susana Giménez se emite los miércoles? ¿Le tiene miedo a la competencia? No necesariamente, los números del debut fueron similares a los que consiguió esta muy buena temporada de ShowMatch. Ambos ciclos tienen, aún con la disparidad de contenidos, un público bastante similar y cautivo. Quien mira a Susana, va a mirarla siempre; y quien elige a Marcelo, lo seguirá como hasta ahora. Esta decisión es, en realidad, a favor del público; para no tener que caer en el intermitente zapping y poder disfrutar ambos shows sin perderse nada. Un punto a favor por la salud del televidente que no tiene por qué ser rehén de la guerra de los canales.

Mirtha Legrand con 46 años de almuerzos y Marcelo Tinelli con 25 años de show completan junto a las 27 temporadas de Susana el podio de la televisión argentina. Las tres figuras mantienen su esencia y lineamientos de sus programas, atravesando el tiempo sin perder brillo. Sin embargo, la diferencia está en cada matiz de contenido.

El secreto del éxito de Susana Giménez y su programa es mantenerse al margen de la confrontación y la polémica en vivo. En el programa de la blonda no hay debate ni discusiones, no hay enfrentamientos mediáticos, ni lágrimas de rímel por el despiadado minuto de fama. Susana es "la más sanita". El ciclo se conserva ameno y distendido y, por sobre todo, familiar. Y eso el público lo agradece.

¡Bienvenida!