Los Martín Fierro 2014 desde adentro: las perlitas y chimentos más jugosos de los premios

Una periodista de Ciudad.com te cuenta todo lo que pasó en la intimidad del Hotel Hilton con tus famosos favoritos como protagonistas.

Pasó la fiesta de la televisión y la radio por excelencia, la noche en la que los famosos (y el público desde sus hogares) viven con ansiedad la premiación a lo mejor del mundo del espectáculo: los Martín Fierro 2014.

Desde el Salón Pacífico del Hotel Hilton, donde se desarrolló la entrega, una periodista de Ciudad.com te cuenta los detalles de una velada inolvidable: todos los chimentos y lo que ocurrió tras bambalinas.

ENCUENTRO TENSO
Antes de que los famosos terminaran de ingresar al salón, se produjo el primer encuentro tenso de la noche. Evelyn Von Brocke y Amalia Granata, archienemigas mediáticas se cruzaron en la alfombra roja.

Ninguna de las dos disimuló su cara de disgusto pero se saludaron cordialmente. Tras el frío beso, Evelyn continuó caminando por la alfombra y Amalia terminó de dar una entrevista. ¿El primer paso a una reconciliación? 


MÁS CLARO, ECHALE NAFTA...
Fiel a su estilo siempre provocador, Jorge Lanata sorprendió a todos apenas pisó la alfombra roja. De una mano, sostenía a su hijita Lola y en la otra... ¡llevaba un bidón de nafta! El periodista bromeó al asegurar que si 678 le ganaba en la terna de Mejor Programa Periodístico, "prendía fuego todo". 

Una vez dentro del salón (¡al que ingresó con su polémico bidón y lo puso sobre la mesa!), se mostró muy simpático con Susana Giménez, quien lo saludó afectuosamente. ¿Habrá visto el "explosivo" accesorio de Jorge?


"FALTAZO" Y MURMULLO
Uno de los momentos más comentados de la noche tuvo lugar cuando llegó la hora de la terna a Mejor Programa Deportivo en televisión. Mariana Fabbiani y Guido Kaczka anunciaron que Fútbol Para Todos había obtenido la ansiada estatuilla pero nadie subió a buscar el premio.

Entonces, un murmullo intenso se apoderó del salón y los conductores salieron rápidamente al paso presentando la próxima terna.


LA AUSENCIA MÁS POLÉMICA
Sin dudas, todas las miradas curiosas estaban puestas en la mesa de Farsantes luego de que trascendieran los conflictos dentro del elenco y se hiciera público el enfrentamiento de Facundo Arana con Julio Chávez.

La ceremonia comenzó y en la mesa faltaban ambos. Mientras que Chávez finalmente dijo presente, Ciudad.com pudo saber que Facundo directamente ha decidido no asistir a la entrega de premios. 


¡QUÉ ESCOTE!
El Hotel Hilton estaba repleto de las mujeres más bellas del medio y hubo una que sorprendió: Anita Pauls. La joven actriz asistió a la entrega con su mamá, Mirta Busnelli, y su pareja, Clemente Cancela.

¿El detalle a destacar? Su súper escote. Anita eligió un vestido largo verde de Santiago Artemis que resultó uno de los más sexies de la noche. 


LOS MÁS MIMOSOS
En todas las entregas de premios hay una pareja que se destaca sobre el resto. En esta oportunidad, el “galardón” a los más mimosos de la noche se lo llevaron Marina Calabró y su novio, Martín Albretch, Director Comercial de América.

Cada vez que las cámaras tomaban a la panelista de Infama, la encontraban abrazada y a los besos con su pareja, sin importar las miradas curiosas de los presentes y de los televidentes. 


EL “PERCANCE” DE LA DIVA
Como suele ocurrir cada año, Susana Giménez fue de las más divertidas de la entrega de premios. Saludó a todos, conversón con cada uno de los invitados que la “visitaba” en su mesa y fue de las más atentas a lo que sucedía sobre el escenario.

Y en el escenario, justamente, quedó en evidencia un pequeño percance que tuvo la diva con su vestuario, un diseño con transparencias de Roberto Cavalli. Al subir a recibir el premio de su programa por Mejor ciclo de Interés General /Magazine, se pudo observar que Su tenía una mancha debajo del escote que se notaba (¡mucho!) en su vestido blanco. ¡Ups! 


EN LA SUYA
Algunos invitados ubicados en las mesas al fondo del salón prestaban poca atención a lo que sucedía sobre el escenario. Por ejemplo, Roberto Pettinato, quien se pasó la mayor parte del tiempo mirando su celular y charlando con su hija Tamara y Amalia Granata.

De hecho, el conductor de Caiga Quien Caiga utilizó su cuenta de Twitter en varias oportunidades y dejó en claro su aburrimiento: “Gracias Twitter por darnos algo que hacer en esta ceremonia”. ¡Picante!