Antonella Roccuzzo: la intimidad de una botinera VIP

La mujer de Lionel Messi compartió fotos en su cuenta de Instagram junto al futbolista y su amiga Daniella Semaan (otra bomba sexy), pareja del jugador Cesc Fábregas.

Es una de las botineras argentinas más bellas, sin lugar a dudas, y deslumbra con su frescura y su increíble figura. Tras pasar las fiestas en su Rosario natal junto a Lionel Messi (26), su hijo, Thiago (1) y su familia, Antonella Roccuzzo (25) regresó a Barcelona.

"Despidiendo el año con algo de música #goodbye2013 #bienvenido2014", comentó en la foto junto a Messi.

La bella morocha compartió en su cuenta de Instagram fotos de la intimidad de su vida. Una de las postales la muestra súper relajada en una hamaca paraguaya junto al astro del equipo blaugrana, que se entretiene tocando una guitarra. “Despidiendo el año con algo de música #goodbye2013 #bienvenido2014”, escribió en la imagen.

Completamente recuperado de la lesión que lo alejó por casi dos meses de las canchas (un desgarro en el bíceps femoral izquierdo), Messi regresó y demostró lo que mejor sabe hacer. En tan sólo 4 minutos, el crack del Barcelona FC convirtió dos goles ante el Getafe, en el partido de ida por los octavos de final de la Copa del Rey.

"Reunited with my sister @4ladyd #catchingup (Reencuentro con mi hermana)", escribió Antonella.

Desde la tribuna, Antonella celebró las conversiones de su pareja, acompañada por su amiga Daniella Semaan, la mujer del futbolista Cesc Fàbregas (quien convirtió los otros dos goles de la victoria del Barça). Botineras VIP, las chicas aprovecharon el tiempo para charlar sin parar y ponerse al día de sus novedades. “Reunited with my sister @4ladyd #catchingup (Reencuentro con mi hermana)”, comentó Antonella una foto.

Las morochas (despampanantes) comparten, además de una estrecha amistad, el secreto para tener un cuerpo infartante: la práctica de zamba. La disciplina consiste en una técnica de fitness de origen colombiana, enfocada en fortalecer los músculos y brindar flexibilidad mediante movimientos de baile combinados con una rutina aeróbica. Antonella y Daniella toman clases personalizadas con una profesora en la lujosa casa, que la joven rosarina tiene en el exclusivo barrio Castelldefels, de la costa de Barcelona.