Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La dura infancia de cinco estrellas de Hollywood

Ahora son exitosos, millonarios y tienen el mundo a sus pies. Pero en sus primeros años de vida debieron enfrentar momentos muy duros. Mirá sus casos.

La dura infancia de 5 estrellas de Hollywood. (Foto: Web)
La dura infancia de 5 estrellas de Hollywood. (Foto: Web)

Algunos creen que las estrellas de Hollywood nacieron entre algodones y que sus vidas fueron color de rosa, pero muchos debieron enfrentar duros momentos en su infancia. Aquí, cinco famosos que tuvieron que superar la adversidad y seguir adelante hasta llegar a ser reconocidos, millonarios y súper exitosos.

Rihanna: El padre de la Princesa de Barbados era adicto al crack y hasta llegó a drogarse delante de ella. Poco pudo disfrutar de su vida de niña, ya que debía cuidar a todos sus hermanos porque su madre trabajaba para mantenerlos.

Leonardo DiCaprio: Aunque el protagonista de Titanic nació en Hollywood, lejos estaba del glamour de las cámaras y las luces. Se crió en un barrio muy peligroso, rodeado de drogas y prostitución. El galán mismo contó que en varias ocasiones vio con sus ojos a gente drogarse, y a mujeres practicando sexo oral para ganarse la vida.

Charlize Theron: Mujeres bellas si las hay, la sudafricana vivió un tremendo momento al presenciar el asesinato de su padre a manos de su madre, cuando tenía tan sólo 16 años. Ese desenlace fue producto de las constantes amenazas de muerte que su padre lanzaba a su madre.

Jim Carrey: Cuando era niño, su familia tenía graves problemas económicos, por lo que el actor debió vivir en caravanas (casas de chapa estilo casas rodantes) y hasta debió dormir en carpas. El cómico no pudo terminar la escuela porque la empresa donde trabajaba su padre se derrumbó, y éste se quedó sin trabajo. En ese momento, Carrey tuvo que ponerse a trabajar en una empresa de limpieza para poder ayudar a su familia.

Halle Berry: Ya a los 4 años debió afrontar el divorcio de sus padres, porque su papá era un hombre muy violento. Eso no ayudó en nada a la ya problemática situación económica en la que vivía, por lo que debió dormir en albergues de mendigos. Como si eso fuera poco, el primer novio de su madre le pegaba.